Archivo

Posts Tagged ‘trabajo’

Hoy, día de la mujer… (investigadora)

8 marzo, 2012 7 comentarios

Hoy 8 de marzo es el “Día de la Mujer”, nombre oficial que ha adoptado el “día de la mujer trabajadora”. Es un día para recordar, reivindicar y reconocer la labor de la mujer en la sociedad. Reconocimiento que en muchas ocasiones no llega, ni tan siquiera en la forma de un gesto, de un guiño cómplice. Todo lo contrario, en muchos lugares del planeta las mujeres trabajan duramente, pero ven recompensada su labor con discriminación y violencia.

Mujeres galardonadas con el premio Nobel en áreas científicas desde su inicio en 1901


Leer más…

Llegó la hora de estabilizarse

21 junio, 2011 39 comentarios

Los que os dedicáis a la ciencia sabréis que esta es una bella profesión capaz de compensar muchas adversidades. Nuestro gobernantes estiran nuestra devoción hasta límites ultrajantes: bajos salarios, becas a porrillo, ausencia de cotización para una pensión durante muchos años, negación del pago de productividad y de antigüedad en el cargo. En resumen, precariedad laboral que dificultad la conciliación familiar y que la nueva Ley de la Ciencia perpetuará gracias a nuestro amado parlamento. Esta es una situación que jocosamente llamamos “la perpetuación del esclavo feliz”.

Ya quemé muchas de esas etapas de esas que dicen que hay que recorrer para hacer una carrera científica: tesis doctoral, unos añitos en el extranjero en una etapa posdoctoral, varias etapas posdoctorales en España compatibilizadas con clases en una universidad privada, y ahora por fin, tras varios años ocupando un puesto indefinido en un centro público de investigación, liderar proyectos de investigación y dirigir tesis doctorales, llega la posibilidad de consolidar la plaza.
Leer más…

Comentario sobre la nueva ley de la Ciencia en Nature Newsblog

11 mayo, 2011 5 comentarios


Uno de los blogs adscritos a la versión “on-line” de Nature se hace eco de la nueva ley de la Ciencia que está a punto de ser aprobada. Así se ve esta nueva reforma legislativa allende nuestras fronteras

La ley de la ciencia espera ser aprobada mañana jueves en el Congreso de los diputados, tras ser ratificada por unanimidad en el Senado. Este mes será publicado en el BOE sustituyendo de esta forma la anterior ley de 1986.

En el Senado se produjo un cambio no previsto, aprobándose una petición de la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI): todos científicos, incluyendo los investigadores predoctorales y los técnicos, deberán tener una relación contractual con la entidad a la que pertenecen, no permitiéndose las becas. Y esto es válido tanto para las entidades públicas como privadas.
Leer más…

¿Estás en el paro? Te damos ideas para ponerte a trabajar

20 octubre, 2010 45 comentarios

Estamos en un momento duro de la economía. Muchas personas acaban su titulación académica con ganas de comerse el mundo, pero el mercado laboral está cerrado. ¿Tienes ese problema? No te preocupes, recíclate rápidamente, a bajo coste y en un tiempo record. De hecho pude contemplar con alegría que había compañeros biólogos que ya se habían reciclado. Y es que contando con instituciones como Boiron que te suministra una diplomatura en homeopatía en unos minutos o con la Bircham University que te permite obtener otra carrera o incluso un doctorado en lo que una paloma tarda en limpiarse las plumas, ya no hay inconvenientes. Ya no es necesario volverse a preocupar en memorizar gruesos volúmenes, acudir a aburridas clases, pringarse en un laboratorio con cualquier porquería, tener que responder correctamente a insidiosas preguntas de examen para obtener un título o gastarse importantes sumas en complejos másters. Ahora podemos especializarnos en decenas de áreas que tienen salida garantizada. Te recomiendo algunas de las que pude contemplar en una feria del esoterismo que me encontré frontalmente al salir de una estación de tren
Leer más…

Bob Esponja acude al rescate de los naturalistas

14 junio, 2010 3 comentarios

Tiempos malos para la lírica que decía la canción. Así estamos en estos momentos en España. La economía lejos de despuntar empuja a la mayoría de los ciudadanos hacia el suelo: paro por las nubes, recorte de salarios, despido más barato, falta de presupuestos… En la investigación las cosas van igual de mal o peor. Mientras en otros países se apuesta por la investigación como motor de desarrollo aquí se la entierra un poco más: tijeretazo en los presupuestos, precariedad laboral, con el principal centro de investigación del país insinuando que las cuentas no terminan de cuadrar, con la universidad con mayor número de alumnos de España con problemas para pagar los salarios a sus trabajadores…Un escenario que día a día empeora.

En esto momentos se puede pensar ¡seamos creativos! Busquemos un sobresueldo. Tendremos que hacer como Stephen Hillenburg, un naturalista, biólogo marino que tras acabar sus estudios de ciencias naturales hizo un master de animación artística. Ahora lo tenemos entreteniendo a la chavalería con Bob Esponja y ganándose un dinero que difícilmente hubiese ganado como naturalista. Lo malo es que la inmensa mayoría de científicos no tienen la vena artística de este biólogo marino. Sólo saben investigar, algunos de ellos muy bien, pero sólo investigar. Y eso en nuestro país ahora cotiza a la baja.

.

Entradas relacionadas:

La presión por publicar y la imparcialidad del científico

29 abril, 2010 9 comentarios

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

La presión laboral a la que se encuentran sometidos los científicos puede influir en la forma en la que manejan sus investigaciones y sus resultados. En un artículo publicado en el último número de la revista PLoS One, donde se analizan 1.300 artículos de los últimos 8 años, se concluye que muchos investigadores tienen como principal objetivo la búsqueda de resultados fácilmente publicables. La presión del “publicar o morir” obliga a replantear el futuro de algunas líneas de trabajo aparentemente menos fructíferas.

La ciencia se nutre de personas que normalmente poseen una elevada formación académica y un alto grado de especialización en su área de conocimiento. Estas personas compiten por desarrollar los mejores proyectos de investigación, por obtener fondos (públicos o privados) que sufraguen estas investigaciones y por mantener su situación laboral de una forma más o menos estable. Este conjunto de circunstancias es lo que obliga a conseguir rápidamente un número significativo de publicaciones en revistas de alto índice de impacto, lo que provoca una presión por publicar que puede ser contraproducente para el ejercicio normal de la ciencia. Así no encontramos con que hay un número elevadísimo de trabajos a ser evaluados, lo que obliga a una evaluación rápida con el peligro de que algunos trabajos no bien sustentados acaben siendo publicados, también es posible que algunas líneas de investigación que pueden ser de gran interés se abandonen si requieren una gran inversión de tiempo para alcanzar resultados o que proyectos rompedores e innovadores sean abandonados ante el peligro de no llegar a publicar nada, y en un caso ya extremo no podemos descartar (porque ha sucedido) que algunas personas llevadas por esta presión acaben falsificando resultados con el fin de promocionarse en la profesión. Aunque la ciencia tiene un sistema de auto-corrección de errores y de falsificaciones, puede llevar décadas desmentir resultados falsificados, dejando además entre el público en general una desconfianza en la ciencia que no se corresponde con el buen hacer de la inmensa mayoría de los científicos.
Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: