Inicio > Actualidad, Escepticismo, Física, Magufadas > Cactus contra las radiaciones

Cactus contra las radiaciones

10 noviembre, 2010

Cereus peruvianus Me pasaron el otro día un artículo de la revista Bit, editada por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, que hablaba sobre el Cactus candelabro (Cereus peruvianus Engelm. & Bigelow, 1856). Mi primera impresión fue de sorpresa, preguntándome que pintaban los telecos hablando de cactus. Sin embargo, andaba el autor inmerso en sus competencias profesionales, pues el breve artículo era una crítica sobre el uso de tal especie de suculenta en la neutralización de malignas radiaciones electromagnéticas.

Quizá el lector esté tan sorprendido como yo, pero le aseguro que esta cactácea se vende en algunos supermercados y tiendas de jardinería con el nombre de “Cactus del ordenador”, publicitando con total desfachatez que evita los problemas de salud que provocan las radiaciones emitidas por ordenadores, televisores, electrodomésticos y teléfonos móviles; restaurando las alteraciones provocadas en el ambiente por la contaminación electromagnética. Así, sin despeinarse.

¿Son dañinas las radiaciones electromagnéticas?

Lo primero que cabría preguntarse es si la radiación electromagnética es peligrosa para la salud humana. La respuesta, depende de a que tipo y cantidad de radiación nos refiramos. El espectro electromagnético abarca desde las ondas de radio hasta los rayos gamma, y no todos ellos inciden igualmente en nuestro organismo.

Espectro de radiación electromagnética

Espectro de radiación electromagnética

La vida terrestre se ha adaptado para sobrevivir a los niveles y tipos de radiación que bañan la superficie del planeta, y así podemos soportar las ondas de radio o la luz visible que inciden continuamente sobre nosotros. Sin embargo, espectros y niveles anormales pueden producir graves efectos para la salud. El ejemplo más característico es el ultravioleta, del cual y afortunadamente, únicamente nos alcanza la porción menos energética (la absorción del resto se la debemos a nuestra querida capa de ozono). La mayor parte de las microondas, así como la radiación de onda más corta (ultravioleta más energético, rayos X y rayos Gamma) son filtrados por la atmósfera terrestre. En las últimas décadas, el ser humano ha creado otras fuentes de radiación electromagnética que, no obstante, no son nuevas para nosotros: ondas de radio, infrarrojos, radar, etc.

Esta radiación sea de origen natural o generada por un aparato construido por el hombre, son de la misma naturaleza, y se diferencian en un aspecto fundamenta: algunas de ellas (como los rayos X y los rayos gamma) son capaces de romper moléculas; se denominan radiaciones ionizantes. A las que no pueden hacerlo se las denomina no ionizantes (luz visible, infrarrojo, ultravioleta, microondas, radio); algunas de estas últimas, a pesar de no llegar a romper las moléculas, pueden aumentar su movimiento, lo que produce el calentamiento de los cuerpos expuestos. Los hornos de microondas funcionan con esta base.

El efecto sobre la salud de cualquiera de estos tipos de radiación depende de la cantidad que se reciba. Existe un umbral por debajo del cual la exposición no acarrea consecuencias dañinas. Este umbral es bien conocido y explica  la utilización de radiaciones ionizantes incluso para aplicaciones médicas, como es el caso de las radiografías por rayos X; los operadores se protegen de las radiaciones dado que al estar toda la jornada realizando radiografías, la dosis de radiación puede superar el umbral de seguridad. Sin embargo, el enfermo puede exponerse a una pequeña dosis de radiación sin riesgo.

Ondas de radio, telefonía móvil, televisión y demás emisiones de electrodomésticos (exceptuando los hornos microondas) son de tipo no ionizante y atérmicas. Pero, ¿son inocuas o pueden producir daños a la salud? En un hogar penetran radiaciones electromagnéticas que provienen de las emisiones de radio, televisión y telefonía, además de las generadas en la propia vivienda por los cables eléctricos y electrodomésticos, todas ellas muy por debajo del umbral que puede ser considerado como dañino. No existe ninguna evidencia, en los miles de estudios realizados, de consecuencias relacionadas con la exposición a estos niveles que podríamos llamar habituales. De igual forma, en otras fuentes más energéticas como los cables de alta tensión o las antenas de telefonía móvil, no ha podido demostrarse ninguna asociación con problemas de salud, ni siquiera en los trabajadores que se encuentran en un contacto más directo con ellas. Algunos estudios que muestran posibles efectos negativos de la exposición a este tipo de radiaciones no han podido ser contrastados, por lo que no son concluyentes.

No obstante, los organismos de salud pública, y especialmente la OMS, suelen utilizar el denominado “Principio Precautorio”, que se trata de una política aplicada a casos con cierto grado de incertidumbre científica. Mediante este protocolo, se adoptan algunas medidas ante posibles riesgos para la salud, sin esperar a los resultados definitivos de las investigaciones científicas. Esto es lo que justifica las legislaciones que intentan evitar la exposición innecesaria a las radiaciones electromagnéticas, en cuanto a ubicación y diseño de instalaciones.

Y, a todo esto, ¿que pintan los cactus candelabro?

Se han descrito determinados organismos, fundamentalmente bacterias, que son especialmente resistentes a la radiación (entre los que no se encuentra Cereus peruvianus). Sin embargo, esto no significa ni que “absorban” las radiaciones ni que las “repelan”. Muy al contrario, estos microorganismos se ven afectados como el que más, y su ADN sufre los mismos daños que pueda padecer un humano. Lo que permite a estos seres sobrevivir a dosis letales para nosotros es su capacidad de reparación de este ADN.

Deinococcus radiodurans

La bacteria Deinococcus radiodurans es el organismo más resistente a la radiación que conocemos

Uno de los ejemplos típicos o, mejor dicho, tópicos de resistencia a la radiación son las cucarachas. Sin embargo, esta resistencia cucarachil tiene mucho de leyenda urbana, y si bien es cierto que presentan una tasa de afectación menor que los vertebrados, existen otros insectos mucho más tolerantes, como la conocida mosca de la fruta Drosophila melanogaster. En este caso, además de los mecanismos de reparación del material genético, la resistencia se explica en términos de división celular: las células son más sensibles a la radiación cuando están en división (momento en que se duplica el ADN). La cucaracha presenta una tasa de mitosis relativamente baja, aproximadamente una semana en los individuos juveniles. Esto hace que un episodio radioactivo afecte fundamentalmente  a los individuos que estén dividiendo sus células, mientras que los que se encuentran en periodo de reposo no se verían prácticamente afectados.

cactus2En el supuesto caso de que el Cactus Candelabro presentara una especial resistencia a la radiación electromagnética, hecho que no está comprobado en absoluto, estaríamos ante algo parecido a una bacteria o un insecto resistente: una menor alteración del organismo y mayor supervivencia ante la exposición a la REM. Ahora bien, decir que poniendo una maceta al lado de nuestro ordenador evitamos la radiación electromagnética generada por este significa algo muy distinto: estaríamos afirmando que el cactus es capaz de atraer la radiación hacia él, absorberla y neutralizarla. No existe organismo ni material conocido capaz de tal hazaña.

Podemos constatar la barbaridad del planteamiento con un caso muy real: las plantas, y entre ellas los cactus, absorben la luz (radiación electromagnética) mediante sus pigmentos fotosintéticos, para utilizar su energía a través de las reacciones de fosforilación y producir ATP que será luego utilizado para la síntesis orgánica del vegetal. Si los cactus fueran capaces de atraer, absorber y “limpiar” el medio de la radiación electromagnética, situando una maceta en una habitación soleada, la planta haría disminuir la luminosidad de la habitación, al atraer la radiación electromagnética visible (es decir, la luz) hacia sí misma y neutralizarla.

Sin embargo, la única manera de reducir la luminosidad consiste en situarnos a su sombra. En el hipotético caso de que el bienamado cactus candelabro absorbiera la REM de la pantalla de nuestro ordenador, deberíamos situarlo entre éste y nuestro cuerpo, ocultando totalmente la pantalla y -obviamente- impidiéndonos ver un solo píxel.

Cactus absorbiendo radiación electromagnética como un jabato

Cactus absorbiendo radiación electromagnética como un jabato

De absurdo a absurdo y tiro por que me toca

La publicidad que otorga enormes beneficios a la jardinería antirradiación adolece de dos falacias fundamentales, a saber:

I) Mientras que no existe evidencia científica de que la radiación que alcanza nuestros hogares o es emitida por nuestros electrodomésticos afecten a la salud, estos pseudojardineros electrónicos se permiten el lujo de afirmar que escuchar la radio o leer un periódico en Internet produce desde cefaleas hasta abortos y malformaciones prenatales, pasando por leucemia, aberraciones cromosómicas, alteraciones del ciclo menstrual o impotencia, entre otras muchas desgracias. Eso sí, sin un solo estudio que lo apoye, simplemente porque las radiaciones son muy chungas.

II) Poniendo un cactus al lado del ordenador, no sólo limpiamos la habitación de radiaciones nefastas  (una capacidad desconocida por la física), sino que además la inteligente plantita es capaz de discriminar las radiaciones malas de las radiaciones buenas, evitándonos el riesgo de aborto pero permitiendo que la luz siga llegando hasta nosotros para que podamos seguir leyendo. Vamos, toda una panacea. Claro que resulta extremadamente fácil inventar una enfermedad inexistente para vender cualquier cosa que se nos ocurra como remedio a la misma.

Y no resulta difícil, podemos hacer una prueba: los rayos cósmicos son nefastos para la salud, y el deterioro de la capa de ozono produce una mayor incidencia de éstos sobre la superficie terrestre. No obstante, si salimos a la calle con un botijo colgado de la cintura, la cerámica es capaz de absorber esta radiación, que queda neutralizada por el oxígeno de las moléculas de agua  (el ozono es oxígeno triatómico) evitándonos las dañinas consecuencias de la exposición. ¿A que ha quedado medianamente convincente? Pues nada: a vender botijos como churros…

Botijos antirradiación para distintas longitudes de onda

Botijos antirradiación para distintas longitudes de onda

.

Entradas relacionadas:

  1. 10 noviembre, 2010 en 6:28

    “El efecto sobre la salud de cualquiera de estos tipos de radiación depende de la cantidad que se reciba. Existe un umbral por debajo del cual la exposición no acarrea consecuencias dañinas. Este umbral es bien conocido y explica la utilización de radiaciones ionizantes incluso para aplicaciones médicas, como es el caso de las radiografías por rayos X; los operadores se protegen de las radiaciones dado que al estar toda la jornada realizando radiografías, la dosis de radiación puede superar el umbral de seguridad. Sin embargo, el enfermo puede exponerse a una pequeña dosis de radiación sin riesgo.”

    Me temo que aquí te has equivocado. En las radiaciones ionizantes no existe un umbral mínimo para los efectos estocásticos. La dosis de radiación de una radiografía ya aumenta el riesgo de, entre otras cosas, contraer cáncer. Es un riesgo pequeño, pero no nulo, por eso sólo se hacen radiografías cuando los beneficios superan los riesgos.

  2. 10 noviembre, 2010 en 8:38

    Bueno, lo de los cactus como protectores de la radiación electromagnética sí que es cierto. Pero no la especie de la fotografía. Yo recomiendo colocar delante de la pantalla de ordenador, o mejor aún de la televisión, un cáctus de dos metros de ancho y tres de alto. Ese sí que apantalla de la radiación electromagética perjudicial. :-D :-D

    Ya en serio, lo del cáctus es surrealista.

    Y para el comentario de Javi, comentar que lo de los umbrales mínimos es un tema farragoso; en estos límites no hay una relación dosis-efecto sino dosis-probalilidad de efecto y de ahí los valores que sí existen para el tema, por ejemplo, de la radiación ionizante. Creo que JM lo ha querido explicar así.

    Buen post, JM

  3. pedro
    10 noviembre, 2010 en 8:45

    Es preciso leer otros estudios.
    Las cosas no son tan claras como tu las pintas, ni los efectos de las ondas tan inocuos como dices.
    Lo que si hay es un dejar hacer de las “autoridades” sanitarias

    http://seguridad-wireless.blogspot.com/

  4. 10 noviembre, 2010 en 9:44

    Ciertamente, siempre se debe hablar de probabilidad de daño o riesgo, y este nunca es cero absoluto; aunque esto no es únicamente aplicable a la radiación ionizante, sino a prácticamente cualquier tipo de exposición a agentes nocivos, sean radiaciones, productos tóxicos o infecciosos. Cuando hablamos de umbrales, siempre debemos hacerlo en este sentido: punto en el que el riesgo es despreciable o, al menos, aceptable. Riesgo del mismo tipo que asumimos cuando cuando viajamos en avión, en coche o simplemente vivimos.

    Por eso, sí existe umbral en el caso de las radiaciones ionizantes, y podemos observar en cualquier zona de radioimagen de un hospital que los profesionales sanitarios portan un indicador de radiación para asegurar que están en todo momento por debajo del umbral aceptable.

    Saludos

  5. 10 noviembre, 2010 en 10:36

    NOOOOOVEEE!!!! No es viejo lo del cactus. Hace años mi madre siempre tenía tres o cuatro en la mesita del salón, justo ante la tele, XD. Qué recuerdos de la infancia, jeje.

  6. AydaN
    10 noviembre, 2010 en 11:41

    Ya hacía tiempo que no oía hablar del cactus de marras. A mí me han llegado a decir que, cuando lo colocas encima del monitor del ordenador, crece muchísimo en muy poco tiempo, ya que esas radiaciones malísimas que absorbe lo engordan una barbaridad. :D

  7. Uno
    10 noviembre, 2010 en 11:45

    Puede que sea la magufada más inofensiva de todas? jajaja

    Mi novio es contrario a los cactus porque dice que en el fengsui las cosas con espinas traen malas vibraciones. Le voy a contar lo de las radiaciones electromagnéticas. A ver si dos magufadas se anulan mutuamente…

  8. miguel
    10 noviembre, 2010 en 13:59

    Uno, me temo que en lugar de anularse las dos magufadas, lo que te encontraras sera que se suman.
    A mi me habían dicho que en lugar de cactus lo que funcionaba era una cabeza de ajos colocada encima de la cpu.

  9. Ismael Labrador
    10 noviembre, 2010 en 14:39

    Yo pensaba que era el pañito que se colocaba encima de la tele con la figurita de un toro lo que absorbía la radiación. Respecto a lo del botijo, ¿qué apostáis a que si alguien saca al mercado la versión cerámica de los famosos ‘chinitos de la suerte’, con la excusa de que protegen de la radiación de los móviles, se forra?
    De hecho ya hay cosas así. Desde hace tiempo se venden unas pegatinas que supuestamente protegen de los campos elestromagnéticos de los teléfonos móvil. Mi escaso conocimiento en el campo de las radiaciones no ionizantes me impide emitir una opinión concluyente sobre su nivel de ‘timocidad’, pero aquí os cuelgo el enlace, con la descripción del producto (que cuesta la nada despreciable cantidad de 36 euros): http://www.vilegy.com/tienda/product_info.php?products_id=95?osCsid=4otrhd5ijukufonfg78ttd0b56

  10. AydaN
    10 noviembre, 2010 en 14:45

    Ismael Labrador :aquí os cuelgo el enlace, con la descripción del producto (que cuesta la nada despreciable cantidad de 36 euros): http://www.vilegy.com/tienda/product_info.php?products_id=95?osCsid=4otrhd5ijukufonfg78ttd0b56

    Y dice que «Los efectos del armonizador electromagnético pueden demostrarse con distintos métodos de la medicina alternativa ( electro-encefalograma EEG, kinesiología, electroacupunctura, bioresonancia PROGNOS, microscopia de campo oscuro, etc.).»

    O_O ¿De verdad que hablan en serio? (Es una pregunta retórica, los 36 eurazos que cuesta ya me dejan bien claro que hablan muy en serio.)

  11. 10 noviembre, 2010 en 15:26

    Chapeau por el artículo, hace tiempo mi madre insistía en plantarme al pobre cactus al lado del ordenador, pensé que era algo tan tonto y tan obvio que la gente no picaría en ello :)

  12. josemi
    10 noviembre, 2010 en 15:29

    Hombre, no se como te ha llegado ahora el tema de los cactus, es un tema bastante antiguo. Empece a verlos como en el años 98 y en los primeros años del 2000 no había informático que no tuviera al lado de su pantalla uno o varios cactus (yo lo se por que trabajo en cortijos de estos de informática).

    Creo ademas que se por que empezo el tema. Parece ser que en cierto momento, en la seccion de noticias chorras esta tipica los periodicos y la tele se hiceron eco de un estudio sobre la resistencia a la radiacion de varias plantas comunes. En este estudio, la planta que antes las espichaba era el cactus.

    Y aqui es donde empieza la logica ilogica de estas cosas. Si las espicha el primero, es por que es el que ha chupado mas radiaciones. Y si ha chupado mas radiaciones, significa que el que esta al lado ha chupado menos radiaciones. Ergo, el cactus protege de las radiaciones. Y de aqui a poner el cactus al lado del monitor, solo hay un paso.

    Luego ya se convirtio en una costumbre regalar el cactus y he conocido a gente que tenia el cactus pero no sabia porque, creia que era como una costumbre de la informatica.

  13. 10 noviembre, 2010 en 15:32

    Yo siempre tengo un cactus de esos al lado del ordenador y mano de santo hoygan, claro está no para evitar las radiaciones ionizantes, pero para evitar las idiotizantes, me explico; en cuando viene un idiota dando la brasa le miro fijamente, señalo el cactus y digo: “no querrás que te inserte eso via anal ¿verdad?” y mano de santo. Por fin una rama de las medicinas alternativas que funciona.

  14. 10 noviembre, 2010 en 15:47

    AydaN :

    Ismael Labrador :aquí os cuelgo el enlace, con la descripción del producto (que cuesta la nada despreciable cantidad de 36 euros): http://www.vilegy.com/tienda/product_info.php?products_id=95?osCsid=4otrhd5ijukufonfg78ttd0b56

    Y dice que «Los efectos del armonizador electromagnético pueden demostrarse con distintos métodos de la medicina alternativa ( electro-encefalograma EEG, kinesiología, electroacupunctura, bioresonancia PROGNOS, microscopia de campo oscuro, etc.).»
    O_O ¿De verdad que hablan en serio? (Es una pregunta retórica, los 36 eurazos que cuesta ya me dejan bien claro que hablan muy en serio.)

    Pfffff me descojono leyendo la pegatina de marras: “Forma de uso: en los móviles debe colocarse en el interior (junto a la batería o adherida a ella), en el resto de dispositivos puede pegarse en el exterior”
    Vamos, que la pongas donde la pongas da igual, como si te la pegas en el glande.

    “Las láminas del armonizador están tratadas mediante un procedimiento de física cuántica, de tal manera que a nivel submolecular generan un campo de vibraciones coherente con un amplio ancho de banda de frecuencias.” Juntamos los 4 vocablos mágicos: Cuántico, físico y 4 tontadas más y reclamo para idiotas asegurado…

    Lo peor de todo es que hay gente que se esta forrando a base de estas paridas TT_TT

  15. 10 noviembre, 2010 en 15:53

    En cuanto a los rayos X y sus efectos, ese tema suele implicar algo de polémica. Hay unos efectos determinísticos que se dan siempre a partir de cierto umbral, siendo su gravedad mayor cuando se acumula más dosis de radiación, mientras que los efectos estocásticos dependen más del azar y al acumular radiación no hay mayor gravedad de efectos sino mayor probabilidad de que se den :)

  16. vturiserra
    10 noviembre, 2010 en 16:06

    Tengo entendido que las cabezas de ajos encima de la CPU no funcionan con las radiaciones, sino con los vampiros.

    Fuera coñas, estoy totalmente de acuerdo con el artículo excepto por un pequeño error: los rayos ultravioleta sí son ionizantes, y por eso una exposición excesiva al sol durante años puede llegar a provocar cáncer de piel. Podríamos decir que, en el gráfico del espectro electromagnético que nos muestras bajo el primer cactus, de los rayos ultravioleta “hacia arriba” son ionizantes, y de la luz visible “hacia abajo” no son ionizantes, porque su longitud de onda es demasiado grande (y por lo tanto su energía demasiado pequeña) para romper el ADN.

    Por eso, después de haber explicado hasta que nos duele la lengua que las antenas de telefonia móvil (que emiten microondas) no son peligrosas, y que si lo fueran, deberíamos poner cuantas más mejor (para poder reducir la potencia), la gente que todavía cree que esas antenas provocan leucemia y que hay que ponerlas lo más lejos posible demuestra una inteligencia muy, muy modesta.

    Lo único que nos puede proteger contra las radiaciones de los móviles son las pulseras Power Balance. ¿Que no? ¡Pues a mí me funciona! xD

  17. 10 noviembre, 2010 en 16:24

    AydaN :
    Ya hacía tiempo que no oía hablar del cactus de marras. A mí me han llegado a decir que, cuando lo colocas encima del monitor del ordenador, crece muchísimo en muy poco tiempo, ya que esas radiaciones malísimas que absorbe lo engordan una barbaridad.

    Va a estar jodido ahora con los monitores de pantalla plana :mrgreen:

    Eh, yo me apunto a lo de los botijos, pareceríamos Paco Martínez Soria en pleno siglo XXI :D

    En fin, otra parida más. Si me regalan un cactus, lo pondré con las otras plantas.

  18. 10 noviembre, 2010 en 17:02

    Mi clásico:
    “H0YGAN, PUEH A MHI MHE FUNZÍ0NAH!!!!11!uno1!unouno!!11!once!”
    Si me regalan un cactus con estas intenciones estaré encantado de insertarselo personalmente vía anal :) pero el botijo y la majiterapia “funsíonan”, desde que las uso me siento mejor, no caigo casi enfermo, cobro más y curro menos y hasta follo más!!:P

  19. 10 noviembre, 2010 en 17:22

    Efectivamente, lo de las radiaciones es algo que todavia tiene muchos flecos, sobre todo a bajas dosis. Incluso hay algunas hipotesis de que una dosis muy baja no solo no es perjudicial sino que es mas saludable que una dosis cero.

  20. 10 noviembre, 2010 en 17:39

    “resulta extremadamente fácil inventar una enfermedad inexistente para vender cualquier cosa que se nos ocurra como remedio a la misma”

    Cambiando “inventar una enfermedad inexistente” por “alarmar con una enfermedad benigna” y “se nos ocurra” por “que fabriquemos”, resulta: Gripe H1N1 o gripe A e industria farmacéutica, con implicación de la mismísima Organización Mundial de la Salud.

    Con ese precedente no sería de extrañar que cuando “el mercado” lo ordene, los gobiernos nos obliguen por decreto-ley a poner cactus de esos por todas partes.

  21. 10 noviembre, 2010 en 18:05

    Yo soy de los que piqué con el cactus de marras, y de lo único que protegía era de mí al monitor cuando intentaba encenderlo/apagarlo, rara era la ocasión en que no me llevaba un pinchazo. Fíjense en mi nivel de inteligencia que lo colocaba justito, justito delante del botón de encendido.

    Lo que si recuerdo era la teoría de su uso, relacionada con un tipo de cactus de uno de los desiertos norteamericanos (creo que era el típico de las películas de vaqueros). Básicamente defendía que los móviles no funcionaban cerca de estos cactus porque bien absorvían o distorsionaban las susodichas radiaciones, ergo delante del monitor absorvería también las que éstos emitieran.

  22. 10 noviembre, 2010 en 18:17

    Sublime entrada. Muy bien llevada y divertida. La verdad no tenía ni idea de los cactus estos, pero por lo que se ve habrá que hacerse con unos cuantos palés de éstos (para venderlos, claro).

    Oye, ¡que yo me apunto al negocio del botijo!

    Un saludo.

  23. perico_soul
    10 noviembre, 2010 en 18:37

    Estudios realizados por un equipo de la sección de Bioelectromagnetismo del Hospital ‘Ramón y Cajal’ de Madrid, dirigido por Joceline Leal (1,2), va en la vanguardia de este tipo de investigaciones desde hace ya años. Sus trabajos experimentales sobre los efectos de las radiaciones débiles en los embriones tuvieron repercusión mundial. Experimentaron sobre embriones de pollos porque sus procesos biológicos en los estadios muy precoces de su desarrollo son muy similares a los de los fetos humanos; otra ventaja es que así se sabe que es el organismo embrionario el que responde a los campos artificiales a los que se le somete, y que no es el organismo de la madre, y, por otro lado, se evita dañar el organismo de la madre. El inconveniente es la extrapolación de estos estudios a los mamíferos y a los humanos. En los resultados de las pruebas realizadas con campos muy débiles se vieron modificaciones en el desarrollo embrionario, que provocaron anomalías morfogenéticas y, en algunos casos, muerte embrionaria.

    A partir de estas investigaciones se llevaron a cabo otras, algunas de ellas muy interesantes, con pantallas de visualización de ordenadores (leer más artículos relacionados)

    Un artículo publicado por la OCU en España concluye entre otras cosas que:

    1. Los estudios científicos existentes en la actualidad sobre la exposición de las personas a los campos electromagnéticos provocados por radiaciones no ionizantes muestran que no hay evidencias contrastadas de que sean perjudiciales para la salud cuando están dentro de los límites que recoge la Recomendación Europea. Sin embargo, aún persisten algunas lagunas de conocimiento sobre los efectos de la exposición a largo plazo, por lo que queda justificado un llamamiento a la precaución.
    2. – Debe primar la prevención. Para ello, lo mejor es evitar exposiciones innecesarias: por un lado, la Administración, controlando los niveles de emisión y planificando el desarrollo futuro para minimizar los niveles de exposición de la población; por otro, el ciudadano, haciendo un uso racional de la tecnología.

    En la reunión de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) en 1995 en París sobre sobre los aspectos de la biotecnología que afectan al medio ambiente, unos investigadores sorprendieron a los asistentes con la información de que un cacto, el Cereus peruvianus, colocado al lado de las pantallas de los ordenadores y las televisiones, disminuía las radiaciones emitidas por éstas. No se sabe cómo lo hace, pero varios estudios coincidieron en afirmar que así sucedía.

    El Cereus Peruvianos se puede encontrar en cualquier tienda de plantas. No es necesario colocar un gran cactus ; siendo el tamaño recomendado un pequeño cactus de unos 40 Cm de altura y de 6 caras como suficiente. (Cuando tiene 5 caras su resultado es de un 25% menos. En el marco de la investigación experimental -y concretamente en la Bolsa de New York- los empleados que trabajan en ese ambiente de pantallas de ordenadores y que padecían dolores de cabeza y experimentaban Irascibilidad y gran cansancio, volvían a encontrar el equilibrio físico psíquico. (1,2)
    Para ver los enlaces bibliográficos desde la propia página web haciendo click en el vínculo:

    http://naturopatiarenovada.blogspot.com/2010/08/cereus-peruvianus-y-quien-cuida-al.html

  24. jose
    10 noviembre, 2010 en 18:58

    RADIACIONES, uhh qué miedo da la palabra. Recuerda a Chernobyl. El otro día en youtube leí un comentario magufillo pero en este sentido, sólo que al contrario: el chaval defendía que los bidones de residuos radiactivos se podían tirar a la basura normal y corriente y que las radiaciones no hacían nada, porque al fin y al cabo estamos inundados de radiaciones de móviles y de radio y nadie se ha muerto de eso.

  25. Mirneth
    10 noviembre, 2010 en 19:30

    Lo mejor para las radiaciones es una camisa de plomo. Pero como es muy pesada vamos a poner el cactus que no pesa tanto pero es gordito y asi compensa. Y el botijo es un botijo mágico que tiene un demonio atrapado que encierra todo lo malo en su interior.

  26. 10 noviembre, 2010 en 19:45

    perico_soul: no encuentro ninguno de los varios estudios experimentales que indican que el cactus peruano este tenga un efecto desconocido sobre los CEM (o cualquier efecto para el caso).

    De hecho:
    1. Todavía está por probarse que el malestar en la bolsa New York: a) haya sido un hecho verídico; b) haya pasado por los CEM; c) hayan usado cactus para subsanarlo.
    2. Que el cactus tenga algún efecto sobre los CEM que no sean la luz (que usa para la fotosíntesis).

    Si tenes bibliografía experimental (no citas en abstracto) me encantaría leer las investigaciones. Pero afirmaciones en el aire no, por favor, que es un tema serio.

    Saludos,

  27. 10 noviembre, 2010 en 20:00

    perico_soul, lo que comentas de la OCU es lo que digo en la entrada que se utiliza como “Principio precautorio” cuando no existe una evidencia científica pero puede quedar alguna duda razonable.

    Sobre la otra noticia de la OCDE, tengo mis serias dudas, y más viendo los dos enlaces “bibliográficos”, que en realidad corresponden a un texto copiado una y mil veces en webs que tratan sobre estos temas y el otro una soberana barbaridad sobre resonancias humanas…

  28. 10 noviembre, 2010 en 20:15

    Quiero 3 botijos, uno envuelto para regalo, un cactus y una pulsera power balance, envíenmelos a Chernóbil
    gracias

  29. Darío
    10 noviembre, 2010 en 20:57

    La única vez que yo tuve un cactus en un trabajo era para ver si respondía al H de P del jefe cada vez que entraba como loco a la oficina (8 de cada 10 veces).

    Nunca le vi algo diferente salvo la vez que le voló por encima de su cabezota…

    Y de radiaciones, ni hablemos, si estaba junto a los monitores como si nada, y si estaba junto al radio, pues como que yo lo veía raro, pero creo que era más bien mi enojo ante un locutor o una música insoportable.

    Ya no saben que inventar para estafar incautos. :P

  30. 10 noviembre, 2010 en 21:53

    @perico_soul

    Por ningun lado aparece ese estudio que mencionas. Eso por una parte. Y por otra, incluso si eso fuera cierto, eso no demuestra que quedarte al lado de un cactus sirva para nada.

  31. perico_soul
    10 noviembre, 2010 en 23:34

    El artículo que comento tiene este reporte aunque no cita correctamente como debiera la bibliografía
    Radiaciones electromagnéticas y ordenadores (II). Maceiras, L.; Quintas, C.; García, D.; Rodríguez-Miguez, L.; Gestal; JJ. Apuntes de Salud Pública, 2 (18): 19-24

  32. 10 noviembre, 2010 en 23:45

    Perico, el artículo dice

    La OCDE (Organización de Cooperación y
    Desarrollo Económicos) llevó a cabo la Reunión del
    grupo del proyecto especial sobre los aspectos de
    la biotecnología que afectan al medio ambiente,
    los días 21 y 22 de junio de 1995, en París. En ella,
    unos investigadores sorprendieron a los asistentes
    con la información de que un cacto, el Cereus
    peruvianus, originario de Sudamérica y Las
    Antillas, colocado al lado de las pantallas de los
    ordenadores y las televisiones, disminuye las
    radiaciones emitidas por éstas. No se sabe cómo lo
    hace, pero varios estudios coincidieron en afirmar
    que sucede así. Quizá la madre naturaleza, siempre
    sabia, tenga soluciones para sus propios problemas,
    y, como en otras ocasiones, seamos la especie
    humana la que hemos roto su eco-equilibrio,
    aumentando las fuentes de radiaciones y
    disminuyendo las zonas verdes y su biodiversidad.

    Que es lo mismo que nada. En la página de la OCDE no pude encontrar una sola referencia y sigo sin encontrar una sola publicación con referato que, al menos, proponga con prolijidad y decencia la hipótesis de que el cáctus este haga algo y lo sostenga con datos experimentales.

    Saludos!

  33. 10 noviembre, 2010 en 23:50

    Por cierto, yo ya con lo que flipo del copón de la hostia es ver los cactus al lado de monitores LED que la única radiación que emiten los pobres es lumínica e infrarroja (por eso del calentamiento por efecto Joule). A ver si lo que os va a dar cáncer va a ser las bombillas de vuestra casa que os dan radiación de la misma clase.

    /Sarcasmo Sheldon Sarcasmo/

  34. Darío
    10 noviembre, 2010 en 23:59

    ¡Oh, esas malditas radiaciones!
    :mrgreen:

  35. 11 noviembre, 2010 en 0:10

    perico_soul :

    El artículo que comento tiene este reporte aunque no cita correctamente como debiera la bibliografía
    Radiaciones electromagnéticas y ordenadores (II). Maceiras, L.; Quintas, C.; García, D.; Rodríguez-Miguez, L.; Gestal; JJ. Apuntes de Salud Pública, 2 (18): 19-24

    Además, con la frase:

    Quizá la madre naturaleza, siempre sabia, tenga soluciones para sus propios problemas, y, como en otras ocasiones, seamos la especie humana la que hemos roto su eco-equilibrio, aumentando las fuentes de radiaciones y disminuyendo las zonas verdes y su biodiversidad.

    insinuan que la sabia naturaleza se cura a si misma ante las agresiones del hombre blanco. Muy científico no parece, máxime cuando citan referencias en casi todo el texto excepto en este párrfo. Claro, que la revista está publicada por una asociación de alumnos…

  36. 11 noviembre, 2010 en 0:42

    Por no mencionar que sus citas son “un estudio dice”, “unos investigadores encontraron”, asi a pelo, sin nombre de autor, revista, titulo del articulo ni nada, no siendo que alguien vaya a comprobarlo.

  37. 11 noviembre, 2010 en 1:07

    Aqui os dejo un enlace a un artículo muy relacionado sobre los campos magnéticos y la salud. Habla de las ondas electromagnéticas y la posibilidad de que puedan (o no) producir daños sobre el organismo.

    http://nadamasquelaverdad.wordpress.com/2010/10/19/la-verdad-sobre-los-campos-magneticos-y-la-salud/

    La verdad nos hará libres.
    Saludos!

  38. ElPerseguidor
    11 noviembre, 2010 en 4:21

    Solamente una aclaracion botánica al asunto del supuesto cacto: En realidad no es una cactacea es una euphorbiaceae. Y bueno es que aqui todo el mundo le llama cactus y vaya que mi profesora de Biología Vegetal Cox se pondria las grebas por sacarnos del error. Un saludo y excelente post de verdad y a ver si pones mas retos,son geniales.

  39. escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 11:10

    Me parece muy interesante todo esto. En primer lugar, porque desconocía esa tontería del cactus. En segundo lugar, y más importante, porque remite a un tema en el que sigue habiendo preocupación y no siempre infundada.
    Periódicamente, desde hace más de veinte años, se viene hablando de la posibilidad de que los campos electromagnéticos no ionizantes tengan efectos negativos en la salud, citándose la posibilidad, nunca realmente demostrada, de una mayor incidencia de leucemias. Se han descrito incluso hace tiempo umbrales de seguridad para quienes trabajan en torno a grandes “imanes” como los de aceleradores (Tenforde). Por lo que yo sé, los únicos efectos comprobados, con campos magnéticos estáticos tienen que ver con su acción sobre moléculas con anisotropía diamagnética (tubulina en polimerización) y sobre magnetita, presente en algunas bacterias por ejemplo.
    En España había, no sé si suguen en esa línea, grupos interesantes trabajando en Bioelectromagnetismo. Se ha citado a Jocelyn Leal.
    Un aspecto interesante es etológico, la influencia del campo magnético terrestre en orientación, aunque discutido.
    Pero parece que el interés por este tipo de investigación, bastante heterogénea, ha pasado desde la época de Adey y las recopilaciones de Barnothy y Dubrov.
    Anecdóticamente, es curiosa la influencia de los trabajos de Adey en la novela “Laberinto”, en la que se juega con la posibilidad de influir en la mente con campos electromagnéticos en función del magnetoencefalograma del sujeto sobre el que se pretende influir.
    No se ha visto que la NMR en la que se usan campos magnéticos estáticos intensos, creo que del orden de 12 Teslas, tenga ningún efecto nocivo en la salud.
    En cuanto a campos electromagnéticos no ionizantes, resurge el interés centrado en la expansión de la telefonía móvil.
    Cuando se da una concenttración aparente de casos de leucemia, es lógico que la gente se preocupe, pero lo que podría ocurrir es que simplemente estemos ante una distribución de Poisson.
    Por lo que yo sé, aunque recientemente he no he revisado prácticamente nada al respecto, sigue sin haber evidencias de efectos nocivos de los campos electromagnéticos o de campos magnéticos estáticos tanto sobre nosotros como sobre los cactus esos tan simpáticos

  40. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 17:01

    Muy científico lo vuestro. Muy escéptico, sí señor. ¿Sólo acogéis aduladores declarados en vuestros comentarios?
    ¿Esa es vuestra idea de Ciencia?

  41. 12 noviembre, 2010 en 17:13

    Escéptico dudoso: no entiendo tu crítica. Cualquiera que tenga un estudio real, publicado y accesible sobre la relación entre los cactus las radiaciones electromagnéticas será bienvenido. Varios leeremos el estudio y lo comentaremos aquí. Pero afirmar esta relación sobre la base de una incontrastable anécdota en una reunión de la OCDE es, cuanto menos, temerario.

    Saludos

  42. Alive
    12 noviembre, 2010 en 17:22

    Escéptico dudoso, díganos usted la idea que tiene sobre la ciencia. Y lo de que sólo acogemos aduladores… hombre, puede que a veces alguien se pase un poco insultando a quien defiende lo indefendible, pero, como buenos pensadores críticos que somos, solemos informarnos de estos temas antes de argumentar con sus adeptos, y a veces, criticarlos.

    Saludoss.

  43. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 17:48

    Para Aníbal, Alive
    Vamos a ver. Hice un comentario amplio que simplemente fue censurado. En ningún caso hice alusión alguna a esa reunión de la OCDE. No he afirmado ninguna anécdota, ninguna relación. Pero, esto, ¿qué es? ¿Se eliminan los comentarios y se deja en ridículo a alguien sin saber siquiera lo que ha puesto?
    Yo ya expresé lo que pensaba sobre el tema del post y no era precisamente una defensa de la gilipollez del cactus. Insisto. ¿Por qué no está mi comentario? ¿por qué lo han eliminado y sin tenerlo a la vista lo critican?

  44. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 17:50

    ¿Y esto es un foro escéptico?

  45. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 17:51

    Hay algo afortunado en Ciencia, aunque tenga sus defectos innegables: el peer review. Es un sistema en el que no pasa lo que sucede aquí, en un ámbito pretendidamente escéptico.

  46. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 18:43

    Agradezco que hayais vuelto a poner mi comentario

  47. 12 noviembre, 2010 en 18:47

    Escéptico dudoso, ante todo pedirte disculpas por parte de los administradores.

    El problema ha estado en que ayer y hoy no hemos podido estar ninguno para administrar el blog, y tenías un montón de comentarios acumulados en lista de espera (los había enviado allí el sistema).

    Ya he liberado todos tus mensajes. Espero que no se haya perdido ninguno. Si te vuelve a suceder, por favor, ten un poco de paciencia con nosotros. Es que nos ha pillado en una semana muy mala.

    En todo caso, bienvenido al blog, y una vez más, disculpa por el mal rato que te hemos hecho pasar. Sé por experiencia lo mucho que molesta el escribir un comentario largo y luego no verlo publicado (y sin saber por qué).

    Saludos.

  48. Escéptico dudoso
    12 noviembre, 2010 en 19:22

    Gracias de nuevo.

  49. AvA
    12 noviembre, 2010 en 22:43

    Si me dieran un céntimo cada vez que he escuchado hablar sobre esta bobería me saldrían los billetes hasta por las orejas. Por desgracia es una leyenda urbana bastante arraigada. Será difícil extraerla de la sociedad.

    Gracias por informar.

  50. albireo beta cygni
    13 noviembre, 2010 en 1:31

    Pero entonces…¿hay un (E)escéptico dudoso o dos?

  51. Escéptico dudoso
    13 noviembre, 2010 en 1:36

    Uno

  52. 13 noviembre, 2010 en 20:02

    @Nadamasquelaverdad:

    Me he leído el artículo que enlazas. Es cierto, no existen evidencias que determinen si hay efecto nocivo o no. Al principio del uso de los móviles, los agoreros decían que “aún no se conocían los efectos a largo plazo”, pero bueno, todo el mundo usa móviles y no ha pasado nada. Si fuese cierto, habría una seríe de afecciones a gran escala. Por otro lado, comenta ese artículo que “los campos electromagnéticos fuertes pueden ser peligrosos”. Bueno, lo cierto es que tampoco hay evidencia de esto. De hecho, trabajadores de hospitales, de centros de investigación y de eléctricas suelen trabajar en entornos con campos electromagnéticos muy altos (mucho más de lo que uno “sufre” en su vida diaria), y no se han detectado problemas anormales para la salud.

    El problema creo que empezó cuando la gente comenzó a confundir radiaciones nucleares con radiaciones electromagnéticas. No tienen nada que ver, repito, NADA. Son fenómenos físicos completamente diferentes, y sus causas también lo son.

    Para quién quiera leer algo más sobre este tema de radiaciones y salud (nada técnico), podéis leer el pdf que editaron los Museos Científicos Coruñeses. Es una especie de FAQ’s que hicieron tras poner en marcha un teléfono de información al público. El pdf se llama Antenas y Salud.

    He cargado el archivo en mi DropBox (una herramienta que recomiendo), y si todo va bien, podéis descargarlo desde este enlace.

    Un saludo!

  53. 13 noviembre, 2010 en 20:22

    Otra cosilla. En el artículo que enlaza Nadamasquelaverdad, pone que “no hay evidencias de que los campos magnéticos estén directamente relacionados con la proliferación de enfermedades.” y lo sigue un curioso “Desgraciadamente, tampoco hay evidencias de lo contrario.”

    Pero eso es como demostrar la propia inocencia. Demostrar que algo no existe es, no ya difícil, sino a veces imposible. Es como si yo digo que existe una piedra que come acelgas, y cuando me dicen que estoy loco, les digo que demuestren que esa piedra no existe. ¿Cómo se demuestra eso? ¿Tienen que estudiar TOOODAS las piedras que hay en el planeta? Es simplemente imposible. Por eso, cuando alguien hace una afirmación (como ésta de los campos EM malos para la salud), tiene que aportar pruebas de lo que dice. Si no, es un charlatán más.

    Un saludo!

  54. esceptico dudoso
    13 noviembre, 2010 en 20:43

    A G de galleta.
    Como decía en un comentario previo, no parece haberse demostrado ningún riesgo asociado a campos electromagnéticos. Pero con respecto a lo que dices, la cuestión es algo sutil.
    Generalmente las quejas surgen por supuestas asociaciones entre antenas y casos de cáncer. Con números tan bajos y dado el ruido electromagnético general, es muy difícil poder hacer un estudio caso control que tenga la suficiente potencia estadística.
    No tiene nada que ver con esto, pero hay un caso ilustrativo reciente de esa dificultad: un estudio en el que ensayaron la posibilidad de que la isotretinoína (un tratamiento para el acné) indujera una tasa incrementada de suicidios. (en general hay pocos suicidios tanto en controles como en tratados; ese número bajo supone problemas a la hora de una evaluación estadística).
    Por eso, aunque parece que estamos ante algo inocuo, no veo mal en este caso, esa coletilla de “desgraciadamente, tampoco hay evidencias de lo contrario”, a la que aludes.

  55. 14 noviembre, 2010 en 13:41

    @G de Galleta:
    El enlace que aportas, que es muy interesante, dice que en los ensayos que se han realizado hasta la fecha no hay evidencias de que los campos EM sean perjudiciales. Los campos fuertes (muy fuertes) sí que pueden causar efectos en el sistema nervioso (recordemos que los impulsos eléctricos se realizan mediante conductores de segunda especie), lo que no creo es que estos efectos sean permanentes. Por otro lado, yo no he dicho que los campos EM sean malos para la salud, si has leido bien el artículo verás que digo más bien lo contrario.
    De todas formas son interesantes tus comentarios.
    La verdad nos hará libres.

    http://nadamasquelaverdad.wordpress.com

    Saludos.

  56. esceptico dudoso
    14 noviembre, 2010 en 14:52

    Para nadamasquelaverdad
    ¿Qué entiendes por muy fuertes?
    Los campos electromagnéticos de baja frecuencia no parecen afectarnos.
    Campos magnéticos estáticos del orden de 12 T se usan en diagnóstico médico por NMR y no pasa nada.
    Sí parece que hay afectación incluso por un campo magnético tan débil como el terrestre en especies concretas, pero en ese caso hay sistemas “sensores”. Un ejemplo claro sería el de las magnetobacterias.

  57. 14 noviembre, 2010 en 16:16

    A eso voy, escéptico dudoso. Si apenas hay “casos” de cáncer o enfermedades debidas a las antenas, me da a mi que será porque no hay tal efecto. Las antenas de telefonía están sobre muchos edificios, y como bien se dice, afecta más a los edificios de alrededor que al propio (por la forma de emisión). En cualquier caso, es mucha la población irradiada, de forma que si hubiese una clara conexión tendríamos muchos casos de estudio y mucha gente afectada.

    Por otro lado, puede ser que el efecto sea muy pequeño, y que a gente con problemas de salud de algún tipo, de cierto intervalo de edad, o algo así, les afecten negativamente. Pero lo que se oye y lo que dice la gente que está en contra de estas antenas es que, simplemente por estar cerca de una, desarrollas un cáncer en poco tiempo. Eso es lo que digo que me parece una hipótesis sin fundamento.

    @Nadamasquelaverdad: ok, igual lo interpreté de otra forma. Estoy de acuerdo contigo. Aún así, quise puntualizar el tema de que el que afirma cosas, tiene la carga de la prueba de lo que afirma.

    Un saludo!

  58. esceptico dudoso
    14 noviembre, 2010 en 19:49

    Claro que es una hipótesis sin fundamento. Primero, no hay nada que sustente un efecto directo de radiaciones no ionizantes sobre nuestras células (su longitud de onda es demasiado “grande” incluso en comparación con nuestro tamaño corporal). Segundo, no hay evidencia observacional alguna de efectos. Claro, ocurre que a veces se da una concentración aparente de casos de leucemia y la gente se plantea a qué puede ser debido. Y los estudios que se han hecho han sido negativos hasta ahora. Sólo me refería al problema, no ya con la radiación electromagnética, sino, en general, con cualquier agente físico o químico hipotético, de demostrar un efecto significativo en la incidencia de tumores. Es muy difícil establecer relaciones de causalidad en carcinogénesis. Hay factores clarísimos: radiaciones ionizantes, algunos mutágneos químicos, pero no es éste el caso. Cuando surgen 4 o 5 casos en una comunidad de vecinos… ¿puede haber algo, obedece simplemente a una distribución de Poisson asociada a la incidencia espontánea de tumores? Descartar algo así definitivamente supondría un estudio muy costoso y, probablemente carenbte de sentido si no hay base teórica para acometerlo.

  59. 14 noviembre, 2010 en 21:43

    Para escéptico dudoso y G de galleta:
    La verdad es que no he realizado los cálculos necesarios para comprobar qué intensidad de campo eléctrico generaría una corriente a través de los nervios. Supongo que debe ser grande, ya que la resistencia eléctrica del cuerpo humano es considerable, y depende de muchos factores como la salinidad del torrente sanguíneo, la sequedad de la piel… Pero la teoría dice que si un conductor en movimiento (los nervios) está inmerso en un campo eléctrico, se generará en él una coriente eléctrica que dependerá de la intensidad del campo eléctrico, entre otros factores.
    Si estáis muy interesados podemos ponernos manos a la obra.
    Con respecto al tema de las enfermedades que apunta escéptico, creo que son males de tan baja incidencia que resulta difícil discernir su relación o no con los campos EM. Personalmente, y esto es mi opinión, creo que no estan relacionados. Otra cosa es que las ciudades con altos campos EM también tengan contaminación atmosférica, que es otro asunto.
    Interesante debate, se nota que estáis puestos en el tema y sois dialogantes.
    La verdad nos hará libres.

    http://nadamasquelaverdad.wordpress.com

    Saludos!

  60. esceptico dudoso
    15 noviembre, 2010 en 11:53

    Bueno, los nervios no son conductores como los metales o semiconductores. La conducción eléctrica en una fibra nerviosa o axón no se debe a un movimiento electrónico parecido al que se da en aquéllos sino más bien a flujos iónicos entre el interior y el exterior del axón a intervalos espaciales separados por mielina como aislante. De esa forma se propaga una despolarización del potencial de membrana que acaba afectando al extremo y descargando neurotransmisores en la hendidura sináptica que separa al axón de otra neurona o de una cé
    Los estudios en Bioelectromagnetismo no son abundantes. Hubo bastante interés hace unos treinta años y, curiosamente, en países que entonces pertenecían a la URSS.
    Barnothy hizo en su libro en dos tomos una recopilación de lo que había. Hay que decir, no obstante, que esos trabajos no se caracterizaban por un elevado rigor metodológico. Dubrov también tiene un libro recopilatorio.
    Hay una revista, Bioelectromagnetics, dedicada a estos temas.
    Como decía en otro comentario, los efectos no parece que vayan en el sentido que sugieres (un conductor moviéndose en un campo magnético), sino que se deben más bien (en el caso de campos magnéticos estáticos) a su acción sobre estructuras magnéticas (cristales de magnetita en magnetobacterias) o con anisotropía diamagnética (la tubulina sería un ejemplo). En este último caso, el efecto es cuantitativo – dependiente, es decir, una sola molécula de tubulina ni se entera del campo, pero un campo intenso sí que puede afectar la polimerización que se da en la formación de microtúbulos.

  61. Roger
    22 noviembre, 2010 en 14:23

    Hola

    Los cactus no sierven de nada, si quieres que tu ordenador no emita radiacion debes poner el negativo a tierra, apagar la antenas (ordenador y router) y conestarte a la red con cable. Si haces esto tu ordenador emite 0 V/m y 0 microW/m2.

  62. 22 noviembre, 2010 en 14:40

    Roger he editado la dirección de tu blog (que es una tienda de aparatos para medir radiación) porque no permitimos publicidad en el blog.
    Saludos

  63. PC CACTUS
    2 marzo, 2011 en 18:21

    Hola amigos!!
    Me gustaria conocer vuestra opinión sobre el CACTUS que absorbe las radiaciones (Cereus peruvianus “Monstrosus”).
    Os paso un enlace de una pequeña encuesta (de google docs).
    GRACIAS!!! ;-) En caso de no funcionar el enlace (copia y pega!!)

    https://spreadsheets.google.com/viewform?hl=en&pli=1&formkey=dFBrS0JWOUtWNWtOSV96WkZ6aWJuM3c6MQ#gid=0

  64. 30 septiembre, 2011 en 5:26

    este tema es otro a los cuales la ciencia no les presta atención, lo que pasa es que parece que hay personas que padecen de electrosensibilidad, o sea que las radiaciones emitidas por fallas tectónicas, corrientes de agua subterraneas, equipos electromagneticos, cables de alta tension, etc. En algunas personas generan problemas que van del estres a quien sabe que otros problemas pero podemos hablar de insomnio, ansiedad, menor desempeño en sus actividades, malestar general.
    Los estudios cientificos requieren dinero y deben aparentemente representar una rentabilidad posterior pero si usted padece de algo como esto pruebe con los cactus.

  65. Manuel Abeledo
    30 septiembre, 2011 en 10:02

    Eso de que hay personas electrosensibles habría que verlo…

  66. 30 septiembre, 2011 en 12:32

    PC CACTUS :
    Hola amigos!!
    Me gustaria conocer vuestra opinión sobre el CACTUS que absorbe las radiaciones (Cereus peruvianus “Monstrosus”).
    Os paso un enlace de una pequeña encuesta (de google docs).
    GRACIAS!!!

    Lee bien el artículo y descubrirás cuál es la opinión mayoritaria de los lectores y autores del blog.

  67. NO LO RECUERDO
    10 abril, 2012 en 0:26

    en estos tiempos se habla de muchas cosas peromuchas de eelas no han sido probadas aunnnnnnnnnnnnnnnnnnn…………… pero algo de cierto debe de haber habra que creer en algo verdad .

  68. cienciaelhormiguero
    10 abril, 2012 en 9:32

    NO LO RECUERDO :
    en estos tiempos se habla de muchas cosas peromuchas de eelas no han sido probadas aunnnnnnnnnnnnnnnnnnn…………… pero algo de cierto debe de haber habra que creer en algo verdad .

    No sé qué decirte. En todos los tiempos se hablaba de muuuchas cosas, y muchas de ellas no estaban probadas aunnnnnnnnnnnnn. Pero eso no significa que tuviesen razón los que se inventaban explicaciones paranormales ni cosas así. Y no, no creo que haya que creer en nada en concreto, salvo en la capacidad del ser humano para llegar a comprender su mundo mediante la observación y confrontación de teorías con la realidad. Sin más.

  69. 10 abril, 2012 en 9:47

    NO LO RECUERDO :
    en estos tiempos se habla de muchas cosas peromuchas de eelas no han sido probadas aunnnnnnnnnnnnnnnnnnn…………… pero algo de cierto debe de haber habra que creer en algo verdad .

    Pues no sé qué decirte. Siempre se ha hablado de muchas, pero muchas cosas, y eso no significa que los que se inventaban cualquier explicación a cosas que no entendían tuviesen razón. ¿Algo de cierto habrá en qué cosa? ¿En los cactus antiradiación? Pues no creo. Y en lo único que deberíamos creer es en la capacidad del ser humano de comprender su mundo a base de experimentar de forma rigurosa, tal y como se lleva haciendo tantos años y que tan buenos resultados ha dado. Sin más.

  70. eduardo
    9 mayo, 2012 en 18:34

    Definitivamente la radiacion electromagnetica es dañina y de efecto acumulativo razon por la cual no se le da la debida importancia, este cactus es como todo ser vivo absorve como nosotros esta radiación, y gracias porque exista y se sacrifique en lugar nuestro.

  71. J.M.
    9 mayo, 2012 en 19:10

    Eduardo, haz un experimento muy sencillo: pon un huevo crudo en el microondas (es radiación electromagnética), y program 10 minutos. A continuación, y tras limpiar el microondas, repite el expermiento poniendo otro huevo crudo y uno de esos cactus. Programa otros 10 minutos. Ya me contarás…

  72. Terribilis
    9 mayo, 2012 en 19:34

    Pues yo he puesto cáctus (nopales, alias Opuntia ficus-indica) en el microondas para calentarlos, saben muy sabrosos (después de cocerlos) si les agregas cebolla, tomate, aguacate y una pizca de sal, pero no sé si están saturados de radiación electromagnética. ¿Daña la salud? ;) Quizá con en tequila se anulen las malas ondas jejeje

    [img]http://static.recetasgratis.net/images/recetas/20100321192439.jpg[/img]

    Para quien no sabe “El nopal es uno de los símbolos nacionales de México; se le encuentra plasmado en el escudo nacional sosteniendo el águila real que devora la serpiente, enraizado en una pequeña isla de piedra sobre el agua, (en México hay 8 especies endémicas)” Tomado de wikipedia :)

    Saludos

  73. 9 mayo, 2012 en 21:14

    Definitivamente la radiacion electromagnetica es dañina y de efecto acumulativo razon por la cual no se le da la debida importancia, este cactus es como todo ser vivo absorve como nosotros esta radiación, y gracias porque exista y se sacrifique en lugar nuestro.

    Si, abejita, si, lo que tú digas … :mrgreen:

    (pm, cuanto alucinado)

  74. nexia
    8 noviembre, 2012 en 12:42

    Hola, muy bueno el post, enhorabuena. Estoy totalmente de acuerdo pero tengo varias dudas, a ver si me las podéis aclarar:
    Las radiaciones por debajo de la luz visible no son perjudiciales, vale, pero, los aparatos que las emiten (móviles, aparatos de a/a, microondas…) ¿pueden emitir “otra cosa” que sí sea perjudicial, aunque sólo sea “un poquito perjudicial”? Quiero decir que por qué los móviles y otros aparatos causan dolor de cabeza (no lo neguemos, pasa. Si hablo 20 minutos por el fijo no me duele la cabeza, pero por el móvil sí, y si no me lo cambio de lado me duele más por donde tenía el móvil, y leer en el ordenador me cansa más que hacerlo en papel). Que no digo que esta afección la causen las radiaciones, sólo quiero saber cuál es la causa.
    Por otro lado, todos los estudios demuestran que las radiaciones no son perjudiciales, basándose en la radiación en sí, de forma aislada, pero ¿el comportamiento de estas radiaciones es igual de forma aislada en la teoría (o en un laboratorio) que en un aparato en un hogar? Quiero decir que si no se verá influenciado por otras emisiones de otros aparatos que estén cerca, ¿no hay interferencias que las alteren?
    Y por último, quería comentaros lo del tema de los iones positivos y negativos (como véis no estoy nada puesta en el tema, son ideas que deambulan por mi cabeza). Me refiero a los aparatos eléctricos que emiten iones positivos que son “nocivos” para la salud (según tengo entendido es en pequeñas proporciones ese “daño”), y que los iones negativos, como los que desprende la tierra mojada de una zona arbolada, pues son beneficiosos para el organismo, algo así como ir al monte y respirar aire puro o respirar el aire de una ciudad, a esa escala me refiero.

    Ojo, que todo esto lo pregunto porque son mis dudas reales, no porque esté del otro lado o haga de abogado del diablo.

    Os agradecería mucho que pudiérais aclararme algo, porque cuanto más me informo, más dudas me asaltan.

    Gracias!!

    Hola, soy yo de nuevo. Acabo de leer muchas chorradas en esta página: http://seguridad-wireless.blogspot.com.es/, pero dicen una cosa que me ha dejado un poco preocupada, pues creo que aún no hay estudios suficientes al respecto, pero que creo que no han disparado muy lejos: que la acumulación de radiaciones en las células humanas pueda provocar o provoque una mutación del oncogen (cito: “Frente a esta irradiación, ¿cómo reaccionan nuestros cuerpos? “La célula humana es como una alcancía que va recibiendo radiación como si fuera dinero. Un día en la playa son dos pesos, una radiografía cuatrocientos pesos, una llamada por celular veinte centavos. Cuando la célula se divide en la mitosis – proceso por el cual las células se multiplican- se va con la suma final anterior y sigue contando. Finalmente, la alcancía se llena y puede liberarse un oncogén –mutación genética- que puede derivar en una leucemia infantil, o un cáncer de mama, o puede no ocurrir nada”, explicó.”). Un familiar que es oncólogo me explicó que todos poseemos un oncogen en nuestras células, pero está en estado latente hasta que por alguna causa se activa o muta desencadenando el cáncer. ¿Creéis que pueden estar relacionadas las ondas EM con esto? Cuando hablabas de lo de las cucarachas y la división celular no lo comparaste con las células humanas, por lo que no me ha quedado claro qué es lo que ocurre.
    Gracias de nuevo!
    (por cierto, la página que cito es la que me ha salido en el google a continuación de esta, que no es santo de mi devoción (aquélla))

  75. 8 noviembre, 2012 en 15:07

    Nexia, sin ser el autor del artículo querría comentarte dos cosaa:

    (i) Sobre el dolor de cabeza: afirmas que a ti te produce dolor de cabeza. Yo hablo 30 minutos, y da igual que sea por el móvil, por un fijo inalámbrico o fijo de cable, ninguno me da dolor de cabeza. Por tanto, hay que ser cuidadoso cuando se da una propiedad, comprobando primera si esa observación es subjetiva y puede (o no) extenderse a una de forma objetiva.

    (ii) Mezclas radiaciones de todo tipo, te recomiendo que leas algo sobre el tema (por ejemplo: http://es.wikipedia.org/wiki/Radiaci%C3%B3n_electromagn%C3%A9tica). El término “por debajo”/”por encima” no tiene ningún sentido. Se habla de longitud de onda más corta o más larga. Y no todas las radiaciones son iguales: unaa exposición de 15 minutos a rayos X te puede matar, si la exposición es a luz ultravioleta, ésta te puede quemar (o dar color a la piel y tener efectos sobre la piel -melanoma- mucho tiempo después) y si es a radiación infrarroja se te calentará la zona irradiada (se usa en terapias de fisioterapia).

  76. 8 noviembre, 2012 en 19:33

    Nexia Aquí tienes un vídeo que a lo mejor te puede ayudar. https://www.youtube.com/watch?v=un35Jby8vjs

  77. nexia
    13 noviembre, 2012 en 11:19

    Doctormapache: gracias por el link, aunque no amplía mucho más lo que aquí explicáis (que es amplio, por su parte)
    Manuel: respondo a tus comentarios:
    (i) Me he puesto como ejemplo, sin ánimo de pluralizar. Lamento la confusión. (A ti no te pasa, a mi sí, ya somos uno de cada, pero pregunta y verás como hay muchos a los que sí y muchos a los que no, y no sé a quién más ni lo pretendo, sólo sé que si hay un grupo de personas a las que el móvil les produce dolor de cabeza puede haber una relación. Y digo “puede”, por eso estoy aquí preguntando)
    (ii) Mezclo radiaciones de todo tipo porque no tengo conocimientos suficientes sobre esta materia; precisamente mi comentario es una llamada a la aclaración, he entrado aquí para informarme más y aclarar mis dudas, en la medida de lo posible. Ya leí el artículo de wikipedia, pero es más de lo mismo: teoría abstracta que, aun siendo muy instructiva, no me resuelve lo que me ronda la cabeza, lo que pregunté en mi primer comentario. Pero te lo agradezco de todos modos.
    De nuevo mis disculpas por no utilizar la terminología adecuada (“por debajo”/”por encima”) me estaba refiriendo al gráfico que hay más arriba, en esta página, sobre el espectro de radiación EM y me dejé guiar por esa imagen, que, si hubiera estado en formato horizontal, hubiera puesto “a la izq”/”a la dcha”, lo cual es muy poco ortodoxo, por decirlo de alguna forma… En adelante dedicaré más tiempo a pulir la transcripción de mis ideas al vocabulario técnico específico, para no cometer al menos este tipo de errores.

  78. Albireo
    13 noviembre, 2012 en 12:28

    Nexia: “y leer en el ordenador me cansa más que hacerlo en papel…Que no digo que esta afección la causen las radiaciones, sólo quiero saber cuál es la causa”.

    Lo del “cansancio” de leer en el ordenador SI es posible que te lo cause la “radiación”. Los ojos son muy sensibles a la luz (radiación) y no debe ser muy bueno para ellos el abusar de las pantallas de visualización. Por supuesto que leer en papel es mucho menos perjudicial por razones obvias.

    “Si hablo 20 minutos por el fijo no me duele la cabeza, pero por el móvil sí, y si no me lo cambio de lado me duele más por donde tenía el móvil”.

    (Esto me recuerda a una serie de “gags” de Cruz y Raya en la puerta de la farmacia de guardia…)

    Supongo que te referirás a un fijo antiguo de esos de cable, porque hay muchos fijos inalámbricos que emiten igual o mas radiación que los móviles…En todo caso, mira a ver si es que te aprietas mucho el aparato contra la oreja.

  79. nexia
    13 noviembre, 2012 en 12:36

    Albireo: Sí, me refiero a los fijos antiguos. Pero no sé si me aprieto mucho el móvil contra la oreja… la verdad es que eso me causaría dolor de oreja, no de cabeza.
    Por otro lado, ¿qué tipo de radiaciones son las que emiten los teléfonos (móviles e inalámbricos)?

  80. Albireo
    13 noviembre, 2012 en 12:54

    Nexia: son ondas de radiofrecuencia, al igual que la wifi, el bluetooth, la radio, la televisión…

  81. nexia
    13 noviembre, 2012 en 12:58

    ok, thanks

  82. Albireo
    13 noviembre, 2012 en 13:16

    Por cierto, ¿te has leido el artículo de J.M.? (si, ese que está arriba del todo y que explica todo lo que estas preguntando)

  83. nexia
    13 noviembre, 2012 en 19:44

    ¡No me digas!

  84. Darìo
    13 noviembre, 2012 en 19:48

    El ùnico dolor de cabeza que he visto que se genera con el uso del telèfono mòvil es el producido por la necedad de los usuarios en hablar mientras manejan o caminan :mrgreen:

    Cualquier otra razòn: no aplica, no funciona 9-)

  85. 19 noviembre, 2012 en 8:58

    A mí hablar una hora con el móvil también me produce dolor de cabeza, pero creo que la causa no es el móvil sino la persona que hay al otro lado… El tema de las radiaciones de las antenas me temo que ha arraigado con fuerza entre la gente, no se trata de cuatro magufos sueltos, casi nadie quiere tener una cerca, aunque aún no se haya demostrado que sean dañinas. Es el tipo de rumor que da yuyu a la población en general.

  86. Albireo
    19 noviembre, 2012 en 9:52

    El Atlante :
    aunque aún no se haya demostrado que sean dañinas.

    Atlante, ese “aun” parece ser el problema. Es el matiz. La gente espera la confirmación de sus sospechas porque no pueden concebir la inocuidad de la tecnología. Y sin embargo nadie renuncia a su uso cada vez mas frecuente. Nadie le quita el móvil a sus hijos por peligroso (a lo mejor cuatro “locos”).
    Somos de una incoherencia pasmosa.

  87. Eduardo Gómez Solis
    5 marzo, 2013 en 3:05

    El domingo pasado 3 de marzo del 2013, visite un huerto de pitahayas, en el municipio de La Huacana, Mich. Yo me dedico a la radiestesia, concretamente a localización de mantos acuíferos, esa fue la razón por la que visite ese huerto. Nunca en los 52 años que tengo me había encontrado en un lugar tan agradable, como ese día. Yo no desconocía los efectos benéficos de las cactáceas, pero por fin pude comprobarlo personalmente. Deberíamos de ser escépticos que investigan para poder avanzar en miles de cosas que desconocemos. Gracias y un abrazo energético para quien lea mi comentario………….. Eduardo Gómez Solís

  88. 5 marzo, 2013 en 8:16

    Yo me dedico a la radiestesia…

    Ahora me explico el comentario.

    Yo no desconocía los efectos benéficos de las cactáceas

    Prefiero los briófitos o las epifitas. Son mas energéticas ;-)

  89. bartolo miu
    27 marzo, 2013 en 4:06

    Vale, entonces el cáctus que tenía en un lado del ordenador, el cuál ha credido desproporcionadamente y con una forma asquerosa y amorfa eso es magufada… que si estás un rato hablando por teléfono móvil pegado a la oreja, acabas con la mejilla y la idem socarrá tbes magufada… vamos, que por lo que leo… ¡¡vivan las radiaciones y viva chernovil!! desde luego este blog no tiene precio. Engaaaa!!

  90. 27 marzo, 2013 en 8:32

    entonces el cáctus que tenía en un lado del ordenador…

    Claro Bartolo, desde que tu has llegado a ese enorme descubrimiento, todas las floristerías han decidido colocar cientos de ordenadores para desarrollar su cactus. Y los desiertos también se han llenado de ordenadores para aumentar la producción de nopales. Gracias por tu contribución, pide rápido los royalties.

    ….ue si estás un rato hablando por teléfono móvil pegado a la oreja, acabas con la mejilla y la idem socarrá…

    ¿Usas teléfonos de uranio?
    Pero tienes razón, si nos colocamos a la salida de los centros de trabajo donde sus empleados pasan horas y horas hablando por el móvil, podremos ver como todos lucen las típicas quemaduras en su cara. Si no hay más que fijarse….

  91. Masklin
    27 marzo, 2013 en 9:55

    Bartolo, a lo de la oreja… Claro, se llaman microprocesadores y se calientan… A eso sumale el tapartela durante un tiempo ¿O es que con un telefono fijo no se te calienta la oreja? Puedes hacer la prueba con orejeras, que no, no emiten ni radiaciones ni calor.

    A lo de equiparar las microondas con la radioactividad… no comment.

  92. Anónimo
    19 abril, 2013 en 1:56

    El mejor placebo para la gente psicótica. +1 al articulo

  93. xuxinho
    29 mayo, 2013 en 9:16

    Javi :
    Efectivamente, lo de las radiaciones es algo que todavia tiene muchos flecos, sobre todo a bajas dosis. Incluso hay algunas hipotesis de que una dosis muy baja no solo no es perjudicial sino que es mas saludable que una dosis cero.

    Efectivamente, es la Teoría de la Hormesis de la Radiaciones Ionizantes. Los que trabajamos con ellas estamos algo divididos, aunque nos toca actuar como si fuese una teoría falsa (no está ni probada ni falsada).

    Como esto de los cactos, yo he visto trabajadores en campos de rayos gamma con piedrecitas de colores en el bolsillo para protegerse de la radiación. Da igual que les des cursos de formación, que les des todos los dosímetros de lectura directa y radiámetros que quieras; no se bajarán del burro y dirán: “sí, es cierto, parece que no las absorbe, frena ni atenúa, pero ya no serán perjudiciales”. ¡Ah, la fe! No mueve montañas, pero te las pone ante los ojos y ya no ves nada más.

  94. adalberto mejia caamano
    2 junio, 2013 en 17:10

    En verdad lo del cactus todo es una falcedad estoy de acuerdo con uds se que estan invrdtigando para contrarrestar el mal de la sociedad de hoy como es la radiacion.Mucha suerte que sigan investigando PorEl AMOR A DIOS PADRE…

  95. jose
    25 julio, 2013 en 13:13

    No me he leido bien el articulo que es muy largo pero me alegro saber que los cactus son tanbuenos y me voy a comprar ub botijo que eso no lo sabia que paran las radiaciones

  96. Anónimo
    24 septiembre, 2013 en 22:59

    Me ha gustado el artículo, me ha encantado la historia de los botijos y ha sido broche de oro y hartada a reir la leyenda de la última foto: “Botijos antirradiación para distintas longitudes de onda”. Ja, ja, ja. ¡Buenísima!

  97. Sebastian
    14 octubre, 2013 en 22:04

    GENTE ESTUPIDA POR TODAS PARTES!!! Mide con un Gaussimetro (medidor de campos magneticos) si supera 2 miligauss afecta tu salud por ejemplo cancer, leucemia, disminucion de melatonina, etc.
    FUENTE: Instituto Karolinska DE SUECIA!!!
    ***El senado frances el año 2008 dio un pronunciamientos respecto al tema en el que afirma debido a evidencias biologicas y cientificas que en verdad afecta.
    GENTE TARADA QUE CREE QUE SABE SOBRE UN TEMA!!!

  98. 15 octubre, 2013 en 7:45

    Sebastian, me has convencido, acabo de comprobar con tu testimonio el terrible efecto que pueden ejercer los campos magnéticos de un ordenador sobre las neuronas. Deberías dejar de usarlo (y ser consecuente con lo que escribes), porque lo tuyo ya no se soluciona ni con todos los cactus del desierto de Arizona.

  99. 15 octubre, 2013 en 8:27

    Sebasti’an, sabes que el iman de una nevera supera los 50 Gauss? Seguro que no, pero ‘animo. Por cierto, el campo magn’etico de la Tierra var’ia desde los 0.26 hasta los 0.65 Gauss.

  100. 15 octubre, 2013 en 9:13

    GENTE ESTUPIDA POR TODAS PARTES!!! Mide con un Gaussimetro (medidor de campos magneticos) si supera 2 miligauss afecta tu salud por ejemplo cancer, leucemia, disminucion de melatonina, etc.

    Pues tienes un serio problema, porque el campo magnetico terrestre no baja de 250 mG.

  101. Anónimo
    22 noviembre, 2013 en 2:58

    Sebastian :
    GENTE ESTUPIDA POR TODAS PARTES!!! Mide con un Gaussimetro (medidor de campos magneticos) si supera 2 miligauss afecta tu salud por ejemplo cancer, leucemia, disminucion de melatonina, etc.
    FUENTE: Instituto Karolinska DE SUECIA!!!
    ***El senado frances el año 2008 dio un pronunciamientos respecto al tema en el que afirma debido a evidencias biologicas y cientificas que en verdad afecta.
    GENTE TARADA QUE CREE QUE SABE SOBRE UN TEMA!!!

    Sebastian, ¿podrías dar más referencias del estudio del Instituto Karolinska? Me gustaría leerlo. He estado en la página web del Instituto, pero no he encontrado la información a la que pareces referirte.

  102. Darío
    22 noviembre, 2013 en 14:13

    Sebastian, ¿podrías dar más referencias del estudio del Instituto Karolinska? Me gustaría leerlo. He estado en la página web del Instituto, pero no he encontrado la información a la que pareces referirte.

    Ni te esfuerces en buscar lo que no hay: no tienen Sección de Delirios :mrgreen:

  103. miguel zegarra
    6 febrero, 2014 en 7:18

    como eliminas las filtraciones de ondas del control automatico de frecuencia cuando se filtra la potencia y te produce espurias en un transmisor de 1000 vatios.

  1. 14 abril, 2012 en 14:26
  2. 5 mayo, 2012 en 7:44
  3. 11 junio, 2012 en 8:07
  4. 17 junio, 2012 en 7:28
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.398 seguidores

%d personas les gusta esto: