Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > Los postulados de Koch demuestran que el virus VIH es la causa del SIDA

Los postulados de Koch demuestran que el virus VIH es la causa del SIDA

18 octubre, 2010

Comparte este artículo:
meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Convertir en PDF Imprimir

Aviso médico

Aunque parezca mentira a estas alturas todavía hay personas que afirman que el VIH no existe, o bien que éste no provoca el SIDA. La carga de evidencias y la cantidad ingente de trabajos realizados para demostrar la relación VIH-SIDA debería bastar para que los negacionistas replantearan su discurso. En este artículo se muestran las evidencias experimentales que demuestran que el VIH provoca el SIDA, y va más allá: muestra los trabajos experimentales realizados para confirmar que el VIH cumple con los postulados de Koch

En anteriores artículos mostré cómo el VIH existe, ha sido aislado, purificado y fotografiado en diversas ocasiones. Incluso se ha estudiado sus componentes más internos y se ha analizados su genoma. Pero su existencia no implica necesariamente que produzca el SIDA, eso tiene que ser demostrado de forma independiente. En la literatura científica existen evidencias más que de sobra para poder afirmar eso. Y además el VIH cumple con los postulados de Koch, que son aquellos que se emplean en microbiología para demostrar que un agente infeccioso determinado es el verdadero responsable de una enfermedad. Repasemos las evidencias que existen para poder realizar estas afirmaciones con propiedad.

Robert Koch (1843-1910) fue un bacteriólogo alemán que ha pasado a la historia por aislar el microorganismo responsable de la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis) también conocido como bacilo de Koch, por el que ganó el premio Nóbel de Medicina y Fisiología en 1905. También estableció un protocolo para demostrar que un agente infeccioso es el causante de una determinada enfermedad. Con este protocolo demostró que el ántrax era producido por Bacillus anthracis, el cólera por Vibrio cholerae y la tuberculosis por Mycobacterium tuberculosis.

Los postulados de Koch fueron desarrollados en el siglo XIX como guía de identificación y grado de patogénesis de determinados microorganismos con las técnicas que se manejaban en aquella época. Incluso entonces, quedó claro que algunos agentes patógenos, claramente vinculados con una enfermedad determinada no eran capaces de cumplir todos los postulados (Koch, 1884; 1893). Por ejemplo, una aplicación estricta de los postulados de Koch con la enfermedades cuyo agente etiológico es un virus hubiese sido imposible a finales del siglo pasado, ya que era imposible aislar virus en cultivos. Incluso hoy en día se sabe con seguridad que algunos microorganismos son responsables de determinadas enfermedades a pesar de que no cumplen con todos los postulados. Por ejemplo se sabe que Mycobacterium leprae es el agente causal de la lepra a pesar de que no ha podido ser cultivado en cultivo puro en medios sintéticos. Por tanto hoy día estos postulados guardan valor histórico y se emplean como simple referencia experimental.

¿Qué dicen exactamente los postulados de Koch?

Los postulados de Koch pueden enunciarse en cuatro puntos.

1. El microorganismo debe de estar presente en todos los individuos con la misma enfermedad.
2. El microorganismo debe ser recuperado del individuo enfermo y debe de poder ser aislado y cultivado en medios de cultivos.
3. El microorganismo procedente de ese cultivo debe causar la misma enfermedad cuando se lo inocula a otro huésped o animal de experimentación.
4. El individuo experimentalmente infectado debe contener el microorganismo.

El segundo punto es el más difícil de aplicar a los virus, ya que son incapaces de crecer en medios sintéticos como los que emplean de forma clásica en bacteriología. Los virus necesitan de la célula que parasitan para poder replicar, por tanto para hacerles cumplir este punto deberíamos aceptar un cultivo celular (con células control no infectadas, que los virus emplearán para replicarse) como medio de cultivo.

Primer postulado. El microorganismo debe de estar presente en todos los individuos con la misma enfermedad: la asociación epidémica

La asociación entre exposición al VIH y SIDA se ha visto en gran cantidad de estudios, y en el 95% de pacientes de SIDA de todo el mundo se ha encontrado el virus VIH o bien anticuerpos contra el virus (Blattner y col., 1988; Fauci, 1993; Gallo R.C. y col., 1983; Weiss, R.A., 1993; Gallo, R.C. y col., 1984; Schechter y col., 1993; Nacional Academy Science Institute Medicine, 1988; Plot, P., 1996.). La inmensa mayoría de los estudios realizados muestran la siguiente asociación: elevada prevalencia del virus VIH o de anticuerpos contra el virus dentro de los grupos de riesgo de SIDA (homosexuales, hemofílicos, personas que han recibido transfusiones, usuarios de drogas que se suministran de manera intravenosa), y muy alta prevalencia de anticuerpos contra el VIH dentro de los pacientes de SIDA (por encima del 90%). De esa forma en estudios realizados en paralelo en India, Tailandia y Birmania mostraron que dentro de los grupos de homosexuales y usuarios de drogas por vía intravenosa, solamente desarrollaron SIDA aquellos que eran VIH positivos (Goedert y col., 1986). Así mismo en grupos de hemofílicos estudiados, solamente manifestaron una súbita bajada en el número de linfocitos T-CD4 los que se mostraron seropositivos para el virus VIH (Goedert y col., 1989). También se ha podido correlacionar que aquellas personas que han sufrido transfusión y se han confirmado como VIH positivos mostraron síntomas de SIDA, cosa que no ocurrió en los seronegativos (Goedert y col., 1988, 1989; Sullivan y col., 1995). Las madres seropositivas trasmiten el virus a sus bebés en un cuarto de los casos aproximadamente. En niños que vivieron en condiciones más o menos similares solamente manifestaron síntomas de SIDA aquellos que habían sido diagnosticados como VIH positivos, mientras que los seronegativos continuaron sanos (Mellora y col., 1996). Desde que se analiza la sangre de los donantes y se retira aquella que está infectada con el virus VIH, el SIDA ha desaparecido como enfermedad entre los hemofílicos y los receptores de transfusiones.

La manifestación más clara del SIDA es un descenso del número de linfocitos CD4 que pone al paciente en serio compromiso inmunológico y que se puede traducir en infecciones oportunistas por parte de diferentes microorganismos. Ese sería el síntoma principal, ya que el resto de síntomas (el que producen los oportunistas) son de gran variación dependiendo del agente que lo produzca. Se ha mostrado como argumento contra la relación VIH-SIDA que se ha observado pacientes que muestran inmunodepresión pero no son VIH positivos. Esto es así porque no el VIH no es la única causa de las inmunodepresiones, aunque sí de las más abundantes. Hay desórdenes hereditarios que pueden producir inmunodepresión (McKusick, 1983; Dixon y Fisher, 1983). Además problemas inmunológicos que acaban en enfermedades tales como tuberculosis, neumonía por Pneumocystis carinii o por micoplasmas, hepatitis B o cáncer ligados a dosis de radiactividad o rayos X, exposición a agentes químicos carcinogénicos o linfoma. Incluso se han descrito a pacientes con SIDA inducido por el virus VIH, pero que no han desarrollado anticuerpos, debido a hipogammaglobulinemia (O’Brien y Goedert, 1996).

No es nada nuevo que unos mismos síntomas pueden ser producidos diferentes organismos. Así los síntomas del catarro común pueden ser ocasionados por virus tan diferentes como los coronavirus, virus de la gripe, virus sincitial respiratorio, adenovirus, enterovirus o metapneumovirus. En este caso lo que ha quedado demostrado es que los pacientes de síntoma de SIDA poseen el virus VIH en el 95% de los casos, que los VIH positivos tienen una elevadísima probabilidad de sufrir SIDA mientras que los detectados como libres de VIH no padecen SIDA.

Estadísticas que corroboran estas afirmaciones:

En perspectiva histórica el SIDA está ligado a la aparición del VIH. Así en EEUU los primeros casos de SIDA se dieron n 1981 entre homosexuales de Nueva York y California. Un análisis retrospectivo de muestras de sangre congeladas procedente de individuos homosexuales mostraron que aparecía anticuerpos contra el VIH en muestras de 1978 en adelante, nunca en muestra anteriores. El SIDA ha aparecido en diversas regiones del mundo al poco de detectarse el virus VIH en dichas regiones (Jaffe y col., 1985).

Un análisis realizado entre 8.000 voluntarios en el “Multicenter AIDS cohort study” y el “Women’s Interagency VIH study” demostraron que los seropositivos para el virus VIH tienen 1.100 más posibilidades de desarrollar enfermedades que se consideran asociadas al SIDA, que aquellos que no son portadores del virus.

En un estudio realizado durante 8.6 años en Canadá con 715 hombres homosexuales mostró que el SIDA sólo se presentó en aquellos que eran seropositivos para el VIH. Aquellos homosexuales que nunca se mostraron como VIH positivos no desarrollaron SIDA, a pesar que tuvieron relaciones homosexuales y algunos usaban drogas ilegales (Schechter y col., 1995).

Hasta la aparición de VIH, enfermeades relacionadas con el SIDA como las neumonías por Penumocystics pneumonia (PCP), sarcoma de Karposi (KS) o infecciones diseminadas de Mycobacterium avium (MAC) eran muy raras en los EEUU. Por ejemplo en el año 1967 solamente se produjeron 107 casos de PCP en personas inmunodeprimidas. La indicencia del KS era de 0.2-0.6 casos por millón de habitantes, y se dieron sólo 32 casos de MAC. A finales de 1999 el CDC recibió 166.368 casos de seropositivos al VIH con PCP, 46.684 enfermos de KS y 41.873 con MAC (Safai, 1984; Le Clair, 1969, Masur, 1982)

Solamente aquellos recién nacidos que se infectan con el virus VIH durante el nacimiento, la lactancia o por alguna transfusión sanguínea con sangre contaminada (raro) han desarrollado SIDA. En EEUU se han reportado 8.718 casos de niños menores de 13 años con SIDA (año 1999). Los niños que son VIH negativos no padecen SIDA, aunque sus madres sean consumidoras habituales de drogas ilegales (European Collaborative Study, 1991; Abrams y col., 1995). En cambio de los 64 niños seropositivos estudiados, el 30% desarrolló SIDA entre los 6 meses y un año de edad, y en el primer año habían fallecido el 17% (European Collaborative Study, 1991). En otro estudio realizado en Nueva York, con 84 niños VIH positivos y 248 niños VIH seronegativos todos ellos procedentes de madres heroinómanas (o de otro tipo de drogas inyectables), de los 84 niños infectados con VIH, 22 murieron en los 27.7 meses primeros de edad, de los que 20 no alcanzaron los 2 años. 21 de las 22 muertes se asociaron con enfermedades relacionadas con el SIDA. En el grupo de los 284 niños no infectados solamente se produjo un fallecimiento en los 22.6 primeros meses y fue debido a un caso de abuso infantil (Abrams et al., 1995).

Los hábitos de vida no son los responsables directos del SIDA. En un estudio realizado en Vancouver entre 715 homosexuales durante 8.6 años se observó que de los 365 VIH positivos 136 desarrollaron SIDA en ese período de tiempo. El SIDA no apareció en ninguno de los 350 seronegativos a pesar de que siguieron manteniendo el mismo tipo de relaciones sexuales y algunos de ellos emplearon drogas como los denominados “poppers”, que consiste en la inhalación de nitritos, u otro tipo de drogas (Schechter y col., 1993)

También se ha analizado el efecto de las transfusiones en la época en que no se analizaba la sangre buscando el VIH. Se hizo un seguimiento de personas que habían recibido transfusión y a los 3 años se observó que los 64 VIH negativos presentaban un recuento de CD4 superior a los 850 por ml, mientras que 111 VIH positivos tenían una media de CD4 de 375 por ml. En 1993, se registraron en este grupo analizado 37 casos de SIDA, y todos habían sido determinados como VIH positivos y ningún caso se dio entre los VIH negativos (Donegan y col., 1990; Cohen 1994). El mismo tipo de estadística se da en el caso de los hemofílicos, solamente aquellos que se mostraron como VIH seropositivos desarrollaron el SIDA (Sabin y col., 1996), descartándose así la responsabilidad del Factor VIII de coagulación en la enfermedad (Gjerset y col, 1994).

Un número de técnicas han permitido comprobar que puede detectar el virus VIH en los enfermos de SIDA: PCR, técnicas de aislamiento y cultivo desde diferentes fluidos (sangre, semen y secreciones vaginales), test inmunológicos, Western-blot, ELISA. Por ejemplo, el análisis de 1.604 hombres infectados con el virus VIH (detectado con alguna de las técnicas anteriormente mencionadas), la probabilidad de desarrollar SIDA en 6 años se correlacionaba fuertemente con la carga del RNA vírico en plasma (Hammer y col., 1993; Jackson y col. 1990). El error producido en pruebas que se miden anticuerpos contra el VIH, cuando estas pruebas se hacen de forma adecuada, es muy bajo. De los 230.179 enfermos de SIDA analizados en EEUU solamente 299 fueron dados como VIH seronegativos. Se reevaluaron a 172 de esos 299, detectándose que 131 eran seropositivos y otros 34 habían muerto de SIDA sin que se llegase a determinan su serología (Smith y col., 1993)
Una inmunodepresión de los linfocitos T-CD4 es muy raro en personas que no son seropositivas para el VIH. El estudio realizado entre 2.713 homosexuales seronegativos mostró que sólo 1 de ellos tenía un número de CD4 menor de 300 células por mililitro de sangre. Esa persona estaba tomando una terapia inmunosupresora (Vermund y col., 1992).

Con todos estos datos sobre la mesa se puede concluir que el VIH está presente en los enfermos de SIDA. El primer postulado se cumple

Segundo postulado. El microorganismo debe ser recuperado del individuo enfermo y debe de poder aislado y cultivado en medios de cultivos: aislamiento del patógeno en enfermos de SIDA.

El aislamiento del virus VIH se ha realizado en múltiples ocasiones. El virus ha sido replicado en cultivos celulares de linfocitos T humanos, macrófagos y ciertas líneas celulares inmortales desarrolladas para la propagación del virus in vitro. El genoma del VIH ha sido aislado, secuenciado y en estos momentos hay en los bancos de datos miles de secuencias de diferentes cepas de VIH aisladas de pacientes de SIDA (Myers y col., 1991). El VIH ha sido purificado de ganglios, monocitos y linfocitos circulantes en sangre o de plasma sanguíneo (Witt y col., 1996; Cornelisen y col., 2010). De hecho, si se realiza una búsqueda de literatura científica PubMed empleando los términos “HIV isolated from blood” el número de referencias obtenidas es de 2424, tal y como muestra la siguiente figura:

Número de referencias (rodeadas en rojo) donde se hace escribe acerca de muestras de VIH aisladas de sangre de pacientes enfermos

Otras publicaciones muestran así mismo el aislamiento del virus de VIH desde el semen u otros fluidos de pacientes (Byrn y Kiessling 1998; Xu y col., 1997; Krieger y col., 1991).

Se ha publicado repetidas veces la dificultad de purificar el virus VIH, especialmente en trabajo de la década de los 90, pero la presencia del virus se pone de manifiesto mediante reacción de PCR en la mayoría de pacientes (Mellors y col., 1996, Piatak y col., 1993; Ho y col., 1995, Wei y col., 1995). De hecho, la presencia de cantidades significativas de anticuerpos en el plasma sugiere que hay una estimulación continua del sistema inmune por parte de bajas concentraciones de virus (que son difíciles de detectar de otra forma). De otra forma, la cantidad de anticuerpo disminuiría a lo largo del tiempo tras la desaparición del agente infectivo, como ocurre con otros patógenos. En ese sentido es falso afirmar, como algunos negacionistas hacen, que el virus no puede estar presente ya que si fuese así los anticuerpos generados lo neutralizarían. Esa es una visión demasiado simplista que contradice los conocimientos de microbiología e inmunología que tenemos en la actualidad. Sabemos que hay diversos virus que permanecen en el cuerpo humano tras la infección sin que el sistema inmune sea capaz de bloquearlos, como el citomegalovirus, el herpes, o el virus varicela/zoster. La causa de la no neutralización se encuentra en la capacidad del virus para mutar, evitando la respuesta inmune (Levy, 1993)

Los resultados publicados muestran que el agente infeccioso, el VIH, ha sido aislado de enfermos de SIDA y se ha mantenido en cultivos celulares, cumpliéndose así el segundo postulado.

Tercer postulado: El microorganismo procedente de ese cultivo debe causar la misma enfermedad cuando se lo inocula a otro huésped o animal de experimentación. Transmisión de la patogénesis del VIH a otros humanos o animales de experimentación

El cumplimiento estricto de este postulado choca con la ética: no se puede inocular a un ser humano un virus potencialmente letal. A pesar de ello el seguimiento de varias inoculaciones accidentales ocurridas, así como el uso de animales de experimentación ha permitido recoger suficientes evidencias para sostener que este postulado también se cumple en el caso del VIH.

Se ha hecho el seguimiento a 3 trabajadores de laboratorio que fueron infectados con el virus VIH-1 (cepa HTLV-IIIB) (Weiss y col., 1988). Ninguno de ellos entraba en los pretendidos grupos de riesgo: no eran homosexuales ni recibieron una transfusión ni eran drogadictos. Uno de los técnicos fue identificado como seropositivo en un examen de rutina efectuado a todo el personal del laboratorio, mientras que los otros dos sufrieron una exposición accidental demostrable, uno se pinchó con una aguja contaminada y el otro fue contaminado en la cara y en las mucosas mientras manipulaba una centrífuga con muestras que poseían el virus (Blattner y col.,, 1993). Dos de los técnicos se infectaron en 1985 y uno en 1991. Uno de ellos desarrolló una neumonía por Pneumocystis carinii, enfermedad que en la mayoría de los casos es indicador del SIDA. Los tres técnicos mostraron una fuerte bajada en el contaje de linfocitos CD4, con valores inferiores a 200 por mililitro (Report del CDC, 1993).

Algunas cepas de VIH-2, la variante menos virulenta del VIH en humanos, cuya área de acción se circunscribe a África y la India (Grez y col., 1994) replica y produce una viremia de importancia en los babuinos amarillos (Papio cynocephalus) (Barnett y col., 1994). En 3 de los 5 babuinos infectados se observó una significativa bajada en el número de linfocitos CD4 (Barnett y col., 1994). Este trabajo supuso la primera evidencia de que el VIH podía producir una patología similar al SIDA en un modelo animal diferente al humano.

Algunas cepas de ratón tienen bloqueada la correcta diferenciación de los linfocitos B y T mediante una mutación llamara SCID (que significa inmunodeficiencia combinada severa) (Mossier y col., 1988; 1991). Cuando se implanta en estos ratones tejidos fetal linfoide humano, estos ratones son capaces de producir linfocitos T humanos y mantienen respuestas inmunológicas similares a las humanas durante 6 meses. Cuando se infecta estos ratones con VIH se puede observar que ésta progresa, con la destrucción de los linfocitos CD4 (Mossier y col., 1993; Bonyhadi y col., 1993; Aldrovandi y col., 1993). La mayor bajada de CD4 se produce a las 2-4 semanas después de la inoculación.

En un estudio a largo plazo se inoculó a un chimpancé con tres cepas de VIH-1 y se siguió el estado de salud del animal durante 10 años. Se observó que a partir del tercer año se producía una bajada significativa en los niveles de CD4 que fue acompañada de un aumento en la carga viral en plasma y la presencia del virus en células sanguíneas. Además aparecieron enfermedades sanguíneas oportunistas. Esta fue la primera evidencia que el VIH puede producir una enfermedad similar al SIDA a largo plazo en chimpancés (Novembre y col., 1997)

Los resultados publicados han permitido demostrar que cepas de VIH aisladas de pacientes son capaces de producir la misma infección en humanos, y producen uno de los síntomas más claros del SIDA, la bajada de células CD4, en animales de experimentación. Por ello el tercer postulado también se cumple.

Cuarto postulado: el individuo experimentalmente infectado debe de contener el microorganismo inoculado. Aislamiento del VIH en individuos pre-infectados

Para completar el postulado tercero hay que demostrar categóricamente que el virus que produce los síntomas anteriormente relatados es exactamente el mismo que se ha inoculado ya sea accidentalmente o a propósito. En el caso de los técnicos de laboratorio infectados se aisló el virus de los enfermos y se secuenciaron varios de sus genes, observándose que la secuencia variaba en menos del 3% de la cepa HTLV-IIIB, una variación similar a la que presentan los hijos respecto a su madre, cuando hay este tipo de transmisión y mucho menor que la se encuentra en dos individuos que no están relacionados entre sí (Guo y col., 1991; Wain-Hobson y col., 1991; Wolinsky, S.M. y col., 1992)).

En el caso del chimpancé infectado con VIH humano, tras el aislamiento de los virus y secuenciación de su genoma mostraron que se había producido una recombinación entre dos de las cepas del virus empleadas, demostrando de nuevo que la patología presenciada era consecuencia de los virus introducidos (Mwaengo y Novembre, 1998).

El virus con el que se inició la infección puede volver a ser aislado y mediante análisis filogenético se ha demostrado su procedencia. Este mismo criterio ha sido empleado en diversos juicios donde se ha demostrado la procedencia de una infección, como por ejemplo en el caso del dentista David Acer de Florida que infectó a Kimberly Bergalis en 1986 (Palca, 1992a; 1992b). Todo ello lleva a afirmar que el cuarto postulado también se ha cumplido para el VIH.

Uno de los argumentos negacionistas contra la relación VIH-SIDA es que el virus fue descubierto en 1983 y todavía no tenemos ni una vacuna ni hay cura. Realmente utilizar este argumento para decir que el VIH no existe o no es el responsable de la enfermedad es bastante pobre. Con este argumento se puede acusar a los científicos de no hacer las cosas bien, de no ser capaces de encontrar el cabo suelto o la solución a una enfermedad tan grave. Es una acusación injusta, pero en un momento de desesperación ante la enfermedad se entiende esa crítica. La verdad es que los virus aún nos vienen grandes, apenas tenemos unas pocas herramientas para combatirlos, y todas ellas tienen importantes efectos secundarios. Y efectivamente no hay vacuna contra el VIH, como ocurre con otros muchos patógenos, como por ejemplo la malaria. Ya que hablamos de Koch y sus postulados baste recordar que el insigne bacteriólogo alemán recibió el premio Nobel de Medicina en 1905 por descubrir al agente causal de la tuberculosis, sin embargo 40 años después murió de tuberculosis la esposa de Richard Feynman, porque por esa época la enfermedad seguía siendo incurable. Ojalá esta vez se acorten los plazos y otras esposas, maridos o hijos queden libres de la enfermedad por haber encontrado alguna solución contra ella.

Referencias

- Abrams y col. (1995) Pediatrics 451-458.
- Aldrocandi, G.M. y col. (1993) Nature 363:732-734.
- Barnett, S.W. y col. (1994) Science 266:642-646.
- Blattner, W. y col. (1988) HIV causes AIDS. Science 141:515-516.
- Blattner, W. y col. (1993) Abstract PO-801-0876. International Conference on AIDS. Bethesda, MD, June 1993.
- Bonyhadi, M.L. y col. (1993) Nature 363:728-732.
- Byrn, R.A. y Kiessling, A.A. (1998) J.Reprod.Immunol. 41:161-176.
- Cohen (1994) Science 266:1645-1646.
- Corenelissen, M. y col. (2010) Arch. Virol. DOI 10.1007/s00705-010-0806-x
- Dixon, F.J. y Fisher, D.W. (1983) The Biology of Immunologic Disease. Sunderland: Sinauer Associates Incorporated.
- Donegan y col. 1990 Annu. Intern. Med. 113: 733-739.
- European Collaborative Study (1991) Lancet 337:253-260.
- Fauci, A.S. (1993). Science 262:1011-1017.
- Gallo, R.C. y col. (1983) Science 220: 865-867.
- Gallo, R.C. y col. (1984) Science 224:500-503.
- Gjerset y col. (1994) Blood 84:1666-1671.
- Goedert, J.J. y col. (1986) Science 231:992-995.
- Goedert, J.J. y col. (1989) New Engl J Med 321:11412-11418.
- Grez y col. (1994) J. Virol. 66:2161-2166.
- Guo, H.G. y col. (1991) Nature 349:745-746.
- Hamer y col. (1993) J. Clin. Microbiol. 31:2557-2564.
- Ho, D.D. y col. (1995) Nature 373:123-126.
- Jackson y col. (1990) J. Clin. Microbiol. 28:16-19.
- Jaffe y col., 1985. Annu. Intern. Med. 103:210-214.
- Koch Robert (1884) Mitt Kaiser Gesundh. pp.1-88.
- Koch Robert (1893) Zeitschrift für Hygiene und Infectionskrankheiten 14:319–333.
- Krieger, J.N. y col. (1991) J.Infect.Dis. 163:386-388.
- Le Clair, R.A. (1969) Am. Rev. Respir. Dis. 99:542-547.
- Levy (1993) Microbiol Rev 57:183-289.
- Masur (1982) JAMA 248:3013.
- McKusick, V.A. ed. (1983) Mendelian Inheritance in Man. Baltimore: John Hopkins University Press.
- Mellors, J.W. y col. (1996) Science 272:1167-1171.
- Mosier y col., 1988. Nature 335.256-259
- Mosier y col., 1991. Science 251:791-794
- Mosier y col., 1993 Science 260:689-692.
- Mwaengo, D.M. y November, F.J. (1998) J. Virol. 72:8976-8987,
- Myers G. y col. (1991) Human Retroviruses and AIDS. Los Alamos. Los Alamos National Laboratory.
- National Academy Science Institute Medicine (1988): Confronting AIDS: Update. Washington: National Academy Science Publications.
- Novembre y col. (1997) J. Virol. 71:4086-4091.
- Palca, J. (1992a) Science 255:392-394.
- Palca, J. (1992b) Science 256:1130-1131.
- Piatak, M. Jr y col (1993) 259:1749-1754.
- Plot, P. (1996) Science 272:1855.
- Report del CDC: Morbidity and mortality: weekly report on the Center for Disease Control. (1983) 1992:1-19.
- Sabin y col. (1996) BMJ 312:207-210.
- Safai (1984) Ann. N.Y. Acad. Sci. 437:373-382.
- Schechter, M.T. y col. (1993) Lancet 341:658-659.
- Smith y col. (1993) N. Engl.J Med. 328:373-379.
- Sullivan, J.S. (1995) Nature 378:10.
- Vermund y col. (1993) N.Engl. J. Med. 328:442.
- Wain-Hobson y col. (1992) Science 252:961-965.
- Wei, X. y col. (1995) Nature 373:117-122.
- Weiss, R.A. (1993) Science 260:1273-1278.
- Weiss, S.H. (1988) Science 239:68-71
- Wiltt, A. y col. (1996) Arch. Virol. 141:1833-1846.
- Wolinsky, S.M. y col. (1992) Science 255:1134-1137.
- Xu, C. y col. (1997) J.Infect.Dis. 178:941-947.

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Javier Martínez Picado. “No acierto a entender qué puede alimentar la disidencia sobre el VIH/SIDA, pero aquellas personas con responsabilidades sanitarias, científicas, pedagógicas o informativas deberían ponderar cuidadosamente sus consecuencias

  1. 18 octubre, 2010 en 8:34

    A esto es a lo que se le llama “el peso de la evidencia”. Nos queda aún mucho por saber del VIH y todavía tardaremos en encontrar una vacuna o un remedio que consiga curar definitivamente el SIDA. Pero vamos por buen camino, y todo ello a pesar de los oscurantistas que pretenden que sigamos bailando a la luna llena portando collares de ajo…

    Muy buena síntesis, Manuel.

  2. Darío
    18 octubre, 2010 en 9:45

    Esto es poner las cosas en su correcta perspectiva.

    Muy buen trabajo, Manuel.

  3. 18 octubre, 2010 en 14:50

    Excelente exposicion, solo un par de correcciones. Donde dice
    “Los niños que son VIH positivos no padecen SIDA,…”, supongo que quieres decir “Los niños que son VIH negativos no padecen SIDA,…” y en donde dice “Los resultados publicados no muestran que el agente infeccioso, el VIH, ha sido aislado…” creo que el “no” sobra.

  4. 18 octubre, 2010 en 15:06

    Javi muchas gracias por indicar esos pedazos de gazapos. Parece que eres el único que se lo ha leído entero :D

  5. 18 octubre, 2010 en 17:39

    A mandar. La verdad es que da gusto leerte. Es tremendamente complicado explicar cosas tan complejas de forma asequible. Felicidades a todos los autores del blog. Os habeis convertido en uno de mis favoritos.

  6. Uno
    18 octubre, 2010 en 20:23

    madre mía, me he metido en cierto blog magufo negacionista y me he dado un susto de muerte! qué ideas tiene la gente!

  7. 18 octubre, 2010 en 21:36

    Pues Uno muchos de ellos publicitan que no has de tomar protección en las relaciones sexuales porque el VIH no se transmite por el semen o los fluidos vaginales y que los VIH positivos no han de tomar antirretrovirales (AR)porque (i) el VIH no existe o no es patógeno, (ii) no hay prueba que detecte el VIH con confianza y (iii) los AR son veneno. Eso lo repiten como un mantra aunque no sepan la diferencia que exista entre un virus y una bacteria o cómo se produce un anticuerpo. Triste, criminal y cierto.

  8. carlos lopez
    19 octubre, 2010 en 0:02

    Madre mia que evidencia ante la ineptitud, cientificos galaronados que ustedes y la comunidad cientifica adoraban (peter desuberg, montagnier, etc) por seguir su mentiras, ahora los tachan de locos, embusteros, porque se dedicaron a decir la verdad. Sigan creyendo en el virus, que algun dia caeran en la cuenta que su cuerpo les genero un anticuerpo por stress, gripe, etc y daran positivo en el test haber como se sentiran con la noticia. Despierten no sean brutos, no ven las ganancias brutas que tienen , y q tendran con eso que ahora sera obligatorio por ejemplo en Francia la prueba para todos,. no hagan lo de africa q solo con verlos y los declaran infectados, porq a la desnutricion ahora se le llama sida. q mal

  9. Rhay
    19 octubre, 2010 en 1:19

    Pues sí. No sé cómo agradecerte lo que estás haciendo, Manuel. Gracias a este bendito blog habrá mucha gente que vea que los magufos son gentuza homófoba e ignorante que sólo busca matar gente. Sigue adelante, que estás haciendo mucho bien.

  10. 19 octubre, 2010 en 9:10

    Carlos López

    Madre mia que evidencia ante la ineptitud, cientificos galaronados que ustedes y la comunidad cientifica adoraban (peter desuberg, montagnier, etc) por seguir su mentiras, ahora los tachan de locos, embusteros, porque se dedicaron a decir la verdad.

    Vamos a ver Carlos, porque hayas visto una película (“House of Numbers”) que centrifuga datos o hayas leído unas cuantas páginas web donde se insiste en que los enfermos de SIDA pueden ir por ahí teniendo relaciones sin protección y que abandonen la medicación aunque eso sea lo contrario de lo que recomienda su médico, eso no va a variar nada: el VIH y el SIDA existen, y los pacientes de esa enfermedad lo saben muy bien. ¿Te has leído el artículo entero?, ¿has visto el número de referencias?, ¿esos cientos de investigadores nos están engañando?. ¿Qué tesis apoyas de las que cita “House of Numbers”? Lo digo porque tras ver la película uno ya no sabe si el SIDA lo causa el hambre, los “poppers”, la heroína, las relaciones homosexuales o si el virus ha sido generado por un laboratorio para ganar dinero. Porque esa es la idea del film, lanzar acusaciones sin pruebas, olvidar las ya existentes y editar las entrevistas para que parezca que dicen una cosa, cuando en realidad no dijeron eso (ver carta de los entrevistados donde afirman que las entrevistas han sido editadas).

    P. Duesberg es un gran virólogo, pero eso no quita que se pueda equivocar, intencionadamente o no. El listado de genios que han soltado magufadas es enorme (y algunos de ellos eran premios Nobel, aplaudiré el trabajo de Hoyle en astrofísica, pero mejor olvidaré su afirmación de que venimos de los extraterrestres). En este enlace: http://cnho.wordpress.com/2010/08/02/historia-del-negacionismo-del-sida-capitulo-segundo/#more-13580 muestro como al principio Duesberg negó la existencia del VIH, para luego afirmar que sí existía. Después negó que cumpliese los postulados de Koch, después dejó de decir eso. Más adelante afirmó que los “poppers” eran la causa del SIDA, cuando se demostró que eso no era así calló (de hecho los “poppers” hace mucho que no se usan, pero el SIDA sigue existiendo)….. Argumentos sin base experimental, ¿con qué fin? Él sabrá.

    Montagnier jamás ha negado la existencia del VIH ni su relación con el SIDA (http://cnho.wordpress.com/2010/03/02/contundente-articulo-de-luc-montagnier-contra-los-negacionistas-del-sida/). El afirma que un sistema inmune favorecido ayuda a una mayor supervivencia frente al SIDA, algo por otra parte ya conocido, y que él trata de explotar vendiendo su famosa papaya fermentada. Ojalá tenga éxito y su producto ayuda a los enfermos de SIDA. Pero si lees atentamente, como médico y conocedor de la enfermedad verás como el habla de esos productos como complemento a la clásica terapia con ARV. Si no me crees lee sus dos últimos artículos o su libro “Los combates de la vida”.

    Sigan creyendo en el virus, que algun dia caeran en la cuenta que su cuerpo les genero un anticuerpo por stress, gripe, etc y daran positivo en el test haber como se sentiran con la noticia.

    No es creencia, son evidencias. El test de detección tiene una fiabilidad (si el ensayo está bien hecho) mayor al 95%. Un positivo indica que hay que realizar más pruebas. Y se hacen dos más, llevando la efectividad por encima del 98%. Sí, existe una pequeña posibilidad de error, pero tomar la anécdota como generalidad lleva a que no podamos hacer predicciones de nada. Los beneficios de estos sistemas de detección (pese a que se produzca de tarde en tarde algún error) son muy superiores a los riesgos. ¿Sabías que algunos hombres dan positivo en los test de embarazo?. ¿Los desechamos por ineficaces o decimos que el embarazo no existe, que es un invento de las farmacéuticas?.
    Por cierto, ¿podrías mostrarme una publicación con las estadísticas de los falsos positivos por stress, gripe, etc?

    Despierten no sean brutos

    Veamos Carlos, ¿sabes la diferencia que hay entre purificar un retrovirus o el virus de la hepatitis B?, ¿conoces como hacer diluciones en un Western-blott o en un ELISA?, ¿sabes que es una RT-PCR?. En general, ¿sabes algo de inmunología o microbiología? Repetir mantras (de eso va el artículo de hoy que te recomiendo) porque a ello te lleva tu ideología es un peligro cuando hay temas de salud de por medio, podrías estar haciendo mucho daño a personas inocentes. Mejor estudia y cuando tengas los datos y las evidencias hablamos. Ah, y no olvides leerte este artículo que criticas, porque me da la impresión que no lo has leído.

    Saludos

  11. 19 octubre, 2010 en 9:26

    Gracias por tus palabras Rhay mi intención no es que la gente se crea esto a pie juntillas. Y sobre todo que nadie se tome esto como una guía médica, la voz experta es la de los especialistas y ellos son los que tienen que orientar y tratar esta enfermedad. Con estos artículos sólo pretendo contestar verdaderas canalladas que se leen en Internet y responder a argumentos que se me antojan falsos, sin ninguna evidencia detrás escrito por personas que no tienen el menor conocimiento de ningún tema científico.

    Lo malo es que cuando a alguien le diagnostican SIDA (o cáncer o cualquier enfermedad que puede poner un cercana fecha de caducidad a tu organismo) se entra en estado de “shock” y una de las primeras reacciones es la negación (eso está perfectamente descrito por los psiquiatras). En esa fase un mal consejo puede ser letal, porque es cuando hay que reaccionar ya que muchas veces se vence a la adversidad. Y es entonces cuando hay que buscar diferentes opiniones, sí, PERO DE EXPERTOS. Dejarse llevar por conspiranoias no sirve de nada, los virus y tumores no entiendes de esas cosas. Baste recordar el listado de negacionistas fallecidos antes de los 40 años de SIDA (ellos se niegan a aceptar que fue de SIDA, porque fue de neumomía, Kaposi, etc, eso sí con una frecuencia 100 veces mayor en ese grupo que en otro colectivo de su edad) por no tratarse adecuadamente, para comprender que ese quizás no sea el mejor camino. Así que aparte de mostraros lo que hay en la literatura científica lo único que puedo decir a efectos prácticos es que lean, se informen y se dejen asesorar por los especialistas en el tema. Hacer otra cosa sería intrusismo profesional.

  12. 23 octubre, 2010 en 23:11

    Por fin me he terminado de leer la serie, y la verdad es que ha quedado impresionante, Manuel. No has dejado un solo hueco por el que pueda colarse la irracionalidad magufa. ;)

    Este artículo de los postulados es el que más me ha gustado. Está completísimo. Chapeau! Supongo que habrá llevado bastante curro, pero creo que ha merecido la pena con creces. :)

  13. 24 octubre, 2010 en 0:39

    Gracias Rano, efectivamente es el que más tiempo me ha llevado para poder reunir toda la información. Pero aún queda algún hueco por cubrir: me queda hablar de algunas características más de virus (sus envueltas externas y su ciclo vital), también me queda hablar de los antirretrovirales (con estadísticas pre-ARV, contemporáneas al AZT y posterior a la “triterapia”) y de la eficiencia de los métodos de detección del virus. Finalmente haré una historia de la enfermedad parándome en un acto que ha de entristecer a todos los cientificos: el compotamiento poco ético de R. Gallo). Entonces sí que creo que daré por terminada la serie ;-)

  14. mauli
    26 octubre, 2010 en 22:42

    mira, ni me he leido todo este discurso ni pienso hacerlo la verdad … (el mismo mantra de siempre editado)

  15. 26 octubre, 2010 en 23:35

    mauli pues ve a magufear a otro sitio que te atraiga más ;-)

  16. Rhay
    27 octubre, 2010 en 12:08

    Vaya, otro magufo que no se terminó la cartilla “Micho”…

  17. Antonio Moreno Losana
    27 octubre, 2010 en 13:59

    Muchisimas gracias, no sólo por este artículo, sino por toda la serie de articulos en estos temas. Me parecen debidamente documentados y argumentados.

  18. Alberto
    21 agosto, 2011 en 0:24

    Soy doctora en ciencias y me dedico a la investigación aunque no en el ámbito de la virología.

    Leí bastantes artículos sobre la relación VHI/SIDA, sobre el contagio del SIDA entre miembros de parejas heterosexuales y homosexuales, sobre la incidencia del SIDA en África y en Occidente…Creo que sé interpretar datos, pero de todas mis lecturas al respecto, puedo concluir:

    1) El modelo de propagación del SIDA en África es totalmente distinto del que se da en Occidente. De hecho mientras en Occidente, la inmensa mayoría de fallecidos por SIDA es varón, en África el porcentaje de muertos por SIDA es aprox. 50% hombres, 50% mujeres.
    Y los defensores de las tesis oficiales no pueden explicar estos patrones.
    2) No queda claro cómo se diagnostica el SIDA en África. ¿Qué tests se utilizan? ¿Se utiliza algún test o simplemente se diagnostica la enfermedad a través de síntomas como la fiebre, la tos o la diarrea?
    3) De todos los diagnosticados como infectados por VIH (mediante los tests habituales) en países industrializados en el rango de edad entre 25 y 29 años, sólo acaban desarrollando síntomas de SIDA, el 46%. No me atrevo a concluir que este porcentaje permita establecer una relación causa-efecto entre VIH y SIDA. Al menos yo me conduciría con cuidado al respecto.
    4) De las parejas heterosexuales estudiadas en las que uno de los miembros estaba infectado de SIDA, parejas que mantenían relaciones sin protección durante varios años, sólo entre el 15 y el 20% de las mujeres de hombres VIH positivos resultaban infectadas por VIH, y sólo el 1% de hombres emparejados con mujeres VIH positivas resultaron infectados. Se estima que la probabilidad de contagio por acto sexual sin protección hombre infectado-mujer no infectada es de alrededor de 0.0005. No se han encontrado evidencia de que el sexo oral sea una vía de contagio aunque no se considere exenta de cierto riesgo.
    Esto me parece confirmar lo que sostienen los NEGACIONISTAS. A saber, que la vía de transmisión sexual no es muy efectiva (gracias al cielo).

    Desde luego que el preservativo y la abstinencia son recomendables porque hay muchísimas enfermedades de transmisión sexual peligrosísimas (entre ellas la sífilis o la gonorrea) que pueden propagarse si no nos protegemos. Y respecto al SIDA aunque la probabilidad de contagio no sea excesiva, SÍ ES RECOMENDABLE EL USO DEL PRESERVATIVO.

    Nadie niega eso, pero los datos de los que se dispone, no nos permiten sacar conclusiones definitivas.

    5) ¿Puede un retrovirus permanecer latente tantos años como el VIH?
    6) Si el VIH es un virus reciente, ¿por qué han dado positiva a la prueba ciertas muestras de sangre guardadas desde 1968?
    7) El AZT es un veneno potente. Hay miles de testimonios de familiares tratados con este veneno que confirman el sufrimiento de sus seres queridos tratados con esta droga. Hay miles de estudios que lo confirman y sin embargo los anti-negacionistas, lo NIEGAN. Esto me parece grave.
    8) No me gustaría sentenciar, pero leyendo a unos y otros, me entran dudas. Cuando mínimo dudas porque los múltiples estudios llevados a cabo hasta el momento, no permiten concluir nada de nada.

    Y tantas y tantas dudas más que surgen respecto a este tema, me hacen ser escéptica. No me caso con ninguna teoría, ni con unos ni con otros. Cuanto más leo sobre el SIDA, más me convenzo de que no se sabe nada y los defensores de las tesis oficiales andan tan perdidos o más que los negacionistas.

  19. Alberta
    21 agosto, 2011 en 0:28

    Soy Berta (de Alberta), no Alberto. Me confundí al escribir mi nombre.

    Sorry.

  20. 21 agosto, 2011 en 1:31

    Hola Alberta. Yo también soy doctor en ciencias, y la virología tampoco es mi especialidad, pero tenemos al microbiólogo de vacaciones. Así pues, me voy a permitir contestarte algunos de los puntos, aunque al igual que tú, mi competencia en el campo es bastante reducida.

    1) ¿Has comprobado las variables asociadas? Por ejemplo, la distribución de sexo en las poblaciones de riesgo, el medio de contagio mayoritario en cada uno de los continentes, etc. Son muy diferentes en África y en Europa.

    2) Ahí no te puedo contestar. No sé como se diagnostica el SIDA en África.

    3) Vamos a ver, que aunque no seamos microbiólogos podemos entendero: un agente infeccioso puede causar el desarrollo de la enfermedad en un porcentaje muy variable de casos. El tema no es que todos los infectados desarrollen la enfermedad, sino si todos los que desarrollan la enfermedad están infectados por VIH. Lo segundo es lo que asocia la enfermedad al agente (junto con otras cosas), no lo primero.

    4) Desconozco esos datos. Te agradecería referencias.

    5) Un retrovirus no llega a a la categoría de ser vivo. Los virus pueden presentar periodos de latencia de años, como muchos herpesvirus o el virus del papiloma humano (aunque no sean retrovirus).

    6) Vamos a ver. El SIDA fue caracterizado en 1981 por primera vez. Es decir, el primer caso conocido de SIDA (en realidad fueron cinco pacientes, creo) se describió en 1981. Pero eso no quiere decir que el virus “apareciera” en la biosfera (ni en el ser humano) en esa fecha, sino que es cuando fue identificado. Aunque no es comparable, el síndrome de Down se describió en el siglo XIX, pero existen restos óseos que hacen pensar que ya había casos en el siglo VII.

    No obstante, el SIDA tiene que ser una enfermedad reciente, al menos en la forma actual (a lo sumo, como dices, de unos pocos años antes), dado que la epidemia hubiera sido detectada con anterioridad.

    7) Nononono. Nadie niega que el AZT es jodidísimo. Claro que es un veneno (de hecho se usa o usaba como quimioterapia para matar células cancerígenas). Pero el tema es que en los primeros años, la peña se moría irremisiblemente de SIDA, y no sabíamos que coño hacer. Si hubiera sido un problema en las piernas, se habrían amputado las piernas. Insisto: la gente se moría, por lo que hubo que tirar de todo lo que se tenía a mano. El AZT jodió mucho, pero también permitió a mucha gente aguantar hasta la producción de otros medicamentos menos agresivos y hoy están viviendo con una calidad de vida como la tuya o la mía. El AZT es un veneno, pero sin él hoy habría muchos más seropositivos en el cementerio. De hecho, ya no se usa. Date cuenta que poner en duda la existencia del VIH o del SIDA sobre la base de que el AZT es un veneno, es equivalente a negar la existencia de los insectos porque el DDT era tóxico para el ser humano…

    Por últmo, Alberta, como buena investigadora, sabes perfectamente que la historia no consiste en “leer a unos y a otros”, sino en interpretar datos, en buscar pruebas y en realizar análisis significativos. Compara los porcentajes de muertes en pacientes con tratamiento antiretroviral y en aquellos que simplemente leen revistas anticientíficas (cuando no muere toda su redacción en pleno, claro).

    Saludos.

  21. Flipágoras
    21 agosto, 2011 en 8:03

    Sobre el diagnóstico del SIDA en África: es igual que en cualquier otro lado. Se diagnostica cuando la cifra de linfocitos T CD4+ es menor a 200/ul en un paciente seropositivo. Otra cosa diferente es el diagnóstico de la infección por VIH. Supongo que en África se diagnosticará la infección, al igual que aquí, por medio de la detección de anticuerpos contra el VIH por ELISA, que luego se podrá confirmar con métodos directos como western, PCR, etc. según el caso.

  22. Manuel Abeledo
    21 agosto, 2011 en 9:46

    ¿Doctora en “ciencias”? No termino de creérmelo. Nunca he visto a un doctor contraponiendo teorías “oficiales” y “negacionistas”, ni apoyándose en testimonios particulares para defender una tesis, ni utilizando información que parece sacada de un típico blog conspiranoico.

    ¿Qué “ciencias” son esas que descartan teorías científicas tan alegremente?

  23. Cronopio
    21 agosto, 2011 en 14:54

    Hola Alberta, haces unas afirmaciones muy concretas en los puntos que expresas. dado que eres doctora en ciencias, supongo que no te será difícil facilitarnos las fuentes de los datos que aportas.
    En concreto:
    1.- ¿que significa “la inmensa mayoría”? >90%? va a ser que no. Repasa los datos y ten en cuenta las diferencias de cuanto a formas de contagio y actividades de riesgo.
    2.- ¿No queda claro? o no te queda claro. Referencias please.
    3 y 4.- Cita las fuentes.
    5.- Has leído algo de los lentivirus? o tampoco.
    6.- Ya te la han contestado. Me extraña esta pregunta trivial de una doctora en ciencias.
    7.- ¿Y? los principios de las terapias antibacterianas tampoco fueron muy prometedores. ¿Has oído hablar de las sales de mercurio? del Salvarsan o de las anilinas? Al Salvarsan lo llamaron “la bala mágica” contra la sífilis hasta que apareció la penicilina.

    Esta última frase tuya me descoloca completamente desede el punto de vista de un científico:
    “Y tantas y tantas dudas más que surgen respecto a este tema, me hacen ser escéptica. No me caso con ninguna teoría, ni con unos ni con otros. Cuanto más leo sobre el SIDA, más me convenzo de que no se sabe nada y los defensores de las tesis oficiales andan tan perdidos o más que los negacionistas.”

    ¿Que teorías defienden los negacionistas? ¿Sabes lo que es una teoría?
    ¿En que especialidad de ciencias eres doctora? ¿En que campo investigas?

    Sin los datos que te pido tu post queda muy cojito.

  24. Untipo
    21 agosto, 2011 en 20:59

    Ey,hola a todos,hace un monton que no escribia un post en este blog.
    Chicos,el trabajo hecho sobre la documentacion “oficial” esta siendo estupenda y exhaustiva
    pero seria interesante hacer algo igual de serio con la documentacion “disidente”,me refiero a disidencia de cientificos ,no disidentes anonimos o simples opinologos.
    Un abrazo.

  25. smunk
    21 agosto, 2011 en 23:39

    Alberta :
    El AZT es un veneno potente. Hay miles de testimonios de familiares tratados con este veneno que confirman el sufrimiento de sus seres queridos tratados con esta droga

    Mi abuela murió hace un año de cáncer y mi primo hace 3, la quimioterapia es algo horrible mucho sufrimiento para mi ver a mis seres queridos de esa manera.

    Hay tienes un testimonio diciendo que la quimio produce mucho sufrimiento, te parece “doctora” que entonces la quimio es algo malo… GUÁRDENSE SUS ESTUDIOS LA QUIMIO ES MALA PORQUE LO DIGO YO.

    Muy científica eres tú como para hablar de testimonios… Y teorías negacionistas… Los negacionistas non tienen teorías tienen gilipolleces. No me creo que seas doctora una doctora debería saber que la palabra teoría en ciencia no tiene el mismo significado que en la vida cotidiana, donde no pasa de ser una simple suposición.

    Por cierto das unos cuantos números y ninguna fuente, por favor enlaza alguna.

  26. Laura Cardenas
    23 enero, 2012 en 6:57

    dejen de ser borregos de manada aprendan a escuchar su cuerpo tenemos un complejo y extraordinario sistema capaz de detectar cualquier amenaza a nuestro organismo y es por eso que generamos anticuerpos que luego nos salen con la brillante idea que son virus mortales para beneficio de unos cuantos, por dinero hasta envenenan a su madre.
    pero en fin cada quien encuentra su mal y su cura; les deseo vivan bien, felices y aprendiendo a sobreponerse de cualquier adversidad, nadie vino a este mundo a sufrir recuerden que venimos a ser felices y con esa felicidad y actitud ante la vida les dejo un gran abrazo.

  27. 23 enero, 2012 en 8:14

    Laura dice dejen de ser borregos de manada

    No es una forma muy educada de empezar, ¿verdad?

    Mira Laura, eso que nos cuentas está muy bien para una película de Walt Disney, pero la vida funciona de otra forma. Siento tener que decírtelo, haciéndote ver algo que pueda romper tu inocencia, pero es así. Te voy a poner un solo ejemplo del montón que puedes encontrar en cualquier libro de texto (viene bien leer) o en la planta de cualquier hospital (salir a la calle también es saludable).

    Nuestro sistema inmune es muy eficaz pero tarda casi 15 días en disponer de anticuerpos contra un antígeno nuevo. Eso es aprovechado por algunos microorganismos para proliferar muy deprisa, antes de que dispongamos de esos anticuerpos (caso del virus de la gripe) o para cambiar sus antígenos de superficie cada poco tiempo para que jamás podamos formar anticuerpos eficientes contra él (caso del parásito de la malaria). Estos organismos son patógenos peligrosos tanto si existen las farmacéuticas malvadas sacacuartos, las buenas predisposiciones mentales o los curanderos de pueblo. Eso es simplemente la vida, lo demás son ganas de marear a la gente.

  28. 23 enero, 2012 en 11:05

    Amén, Manuel.

  29. Herbert West
    23 enero, 2012 en 14:00

    Laura, vamos a ver si nos enteramos.

    Los virus llevan matando seres humanos desde es inicio de la especie y a muchos más dejándoles con graves secuelas.

    Por citar unos pocos ejemplos que no incluyen ni el VIH ni el VPH para que veas que hay más:

    Rubeola
    Varicela
    Poliomielitis
    Sarampión
    Hepatitis
    Paperas

    Ahora si quieres mientes y dices que no matan, que no son graves o que no existen.

  30. Sito
    24 enero, 2012 en 3:43

    Manuel, dice usted que en el 95% de pacientes de SIDA de todo el mundo se ha encontrado el virus VIH o bien anticuerpos contra el virus. ¿Puede decirme en qué basa su creencia de que ser seropositivo (poseer esos anticuerpos) supone tener el VIH? Enlace, si puede y es tan amable dicho estudio a ser posible indexado en pubmed.
    Gracias

  31. 24 enero, 2012 en 8:26

    Sito como estoy cansado de responder las mismas preguntas una y otra vez sin ser esto un consultorio de salud, creo que va siendo hora de que pongáis un poco de vuestra parte, buscad las referencias de los artículos y encontrad ahí la información. Aquí dejo más información para la exploración: http://lacienciaysusdemonios.com/vihsida/
    Saludos

  32. Wilfred
    24 enero, 2012 en 13:39

    Manuel, yo también llevo semanas buscando dicho estudio, no sólo en las páginas que ha indicado, sino en el propio pubmed. He llegado a la conclusión de que tal estudio no existe. Ante la afirmación que ha hecho, pensaba que usted lo conocía, pero veo que quiere guardar el secreto. Gracias de todas formas.

  33. 24 enero, 2012 en 14:40

    Wilfred /AKA Sito (el buscador de IP te delata) manejas una lógica aplastante: como no quiero perder el tiempo en buscar la publicación, ésta no existe; una lógica que queda en segundo lugar de hoy después de haber leído un “como no se ha encontrado cura contra la enfermedad ésta no puede existir”. En fin es lo que hay…

    Te copio la frase completa del artículo: “en el 95% de pacientes de SIDA de todo el mundo se ha encontrado el virus VIH o bien anticuerpos contra el virus (Blattner y col., 1988; Fauci, 1993; Gallo R.C. y col., 1983; Weiss, R.A., 1993; Gallo, R.C. y col., 1984; Schechter y col., 1993; Nacional Academy Science Institute Medicine, 1988; Plot, P., 1996.)”

    Lo que hay entre paréntesis no es un adorno, envía a las siguientes referencias:
    - Blattner, W. y col. (1988) HIV causes AIDS. Science 141:515-516.
    - Fauci, A.S. (1993). Science 262:1011-1017.
    - Gallo, R.C. y col. (1983) Science 220: 865-867.
    - Gallo, R.C. y col. (1984) Science 224:500-503.
    - National Academy Science Institute Medicine (1986): Confronting AIDS: Update. Washington: National Academy Science Publications.
    - Plot, P. (1996) Science 272:1855.
    - Schechter, M.T. y col. (1993) Lancet 341:658-659.

    El resto ya te lo dejo a ti.

    Saludos

  34. Miolo
  35. 24 enero, 2012 en 17:42

    Hola Miolo, gracias por el video. Pertenece a un grupo español que ha empleado una tecnología desarrollada con anterioridad, tal y como mostramos en este artículo: http://lacienciaysusdemonios.com/2011/04/04/video-que-muestra-el-paso-del-virus-vih-de-una-celula-a-otra/

  36. Miolo
    24 enero, 2012 en 18:27

    Vaya, no tenía ni idea.
    Me parece asombroso :-o

  37. anonigus
    12 septiembre, 2013 en 7:24

    Sisisiaisi muy muy muy bueno el trabajo solo me pregunto ….porque no publicaste las fotos del virus aislado y su respectivo mapa del genoma? Raro no? Tremendo articulado y no hay fotos?

  38. 12 septiembre, 2013 en 7:41

    Fotos: http://lacienciaysusdemonios.com/2010/09/20/imagenes-imagenes-y-mas-imagenes-del-virus-vih-que-provoca-el-sida/

    Todo tipo de información: http://lacienciaysusdemonios.com/vihsida/

    A despistar a tu pueblo, maj@

    PD: Las referencias que están bajo el artículo no son un adorno, sirven para consultarlas y encontrar todo lo que pides, pero si sigues leyendo en diagonal tu mano derecha nunca encontrará la izquierda.

  39. Darío
    12 septiembre, 2013 en 12:03

    anonigus :
    Sisisiaisi muy muy muy bueno el trabajo solo me pregunto ….porque no publicaste las fotos del virus aislado y su respectivo mapa del genoma? Raro no? Tremendo articulado y no hay fotos?

    Tremendo inútil que eres, mejor dicho :roll:

  40. 12 septiembre, 2013 en 15:01

    anonigus :

    Sisisiaisi muy muy muy bueno el trabajo solo me pregunto ….porque no publicaste las fotos del virus aislado y su respectivo mapa del genoma? Raro no? Tremendo articulado y no hay fotos?

    A las fotos de Manuel, añadele el genoma:
    http://www.hiv.lanl.gov/content/sequence/HIV/MAP/landmark.html
    http://www.mcld.co.uk/hiv/?q=HIV%20genome

  41. 12 septiembre, 2013 en 15:08

    Ya que estamos con enlaces y genoma del VIH pues… ale, una entrada de este mismo blog ;)

    ¡Un misterio resuelto del VIH-1! Descubierta la estructura secundaria de su genoma

  42. duda
    12 octubre, 2013 en 18:19

    Gracias por el artículo, y en general por el blog, es un gran trabajo.

    Soy un estudiante universitario de ciencias y tengo una duda con el artículo que agradecería que alguien pudiera ayudarme. Exactamente en la parte que dice que:

    “en el 95% de pacientes de SIDA de todo el mundo se ha encontrado el virus VIH o bien anticuerpos contra el virus”

    La duda es ¿qué ocurre con el 5% restante? ¿que no se haya encontrado el VIH es por defectos en las técnicas de detección? ¿Cómo se ha diagnosticado el SIDA sin haber encontrado indicios del VIH? ¿Sólo por criterios clínicos?. Y también si hay algún caso más de enfermedades víricas donde haya un % de casos donde se diagnostique la enfermedad pero no se encuentre el virus

    Muchas gracias por su tiempo

  43. 12 octubre, 2013 en 19:04

    Duda, hasta donde yo sé hay varios motivos que pueden explicar esa frase. En primer lugar hay un periodo en el que una persona portadora del virus no da positiva en la prueba de anticuerpos, ya que aún no los ha desarrollado (este periodo puede ser de 1-3 meses). Posteriormente puede mostrar la enfermedad a pesar de que no dio positivo en la prueba. Tampoco podemos dejar de lado los errores en las pruebas, ya sea porque algún reactivo no esté bien en el test de detección, porque no se tomó suficiente muestra o porque en el momento de la prueba la carga viral era baja. Tampoco se puede descartar el tratamiento de los datos (que también cuentan en las estadísticas).

    Los falsos resultados (tanto positivos y negativos) se dan tanto en pruebas inmunológicas como de PCR, para intentar minimizarlas se realizan varias pruebas (las inmunológicas y la de RT-PCR) antes de dar un diagnóstico definitivo. Los resultados erróneos también se dan en otras infecciones tanto bacterianas como víricas. Se han reportado casos de sífilis (con todos los síntomas bien claros) que no han dado positivos a los test bioquímicos de laboratorio. Casos similares se han descrito para algunos virus, como es el caso de la hepatitis C.

  44. duda
    12 octubre, 2013 en 19:29

    Muchas gracias por la respuesta, algo así pensaba. Hay algunos “negacionistas” que se agarran a lo que sea para decir sus tonterías (todas ellas acompañadas de preciosos vídeos y de ningún estudio por supuesto)

    Enhorabuena otra vez por el blog, y espero que algún día haga esa comparación entre fármacos que ponía más arriba, me interesan mucho estos temas.

    Un saludo

  45. Pablo
    3 diciembre, 2013 en 16:48

    bueno, probando, porque me parece que me habéis chapado en otro tema, ningún agente “causal” bacteriano o vírico cumple todos los postulados de koch, en especial el 3, puesto que no todos los inoculados enfermarán, por obvias razones, y estamos en contacto con patógenos a bondo y mutando continuamente en todo lugar y momento.

    Las bacterias y los virus no son balas.

    Acaso no mutan los virus de la gripe todos los años y aquí estamos? no deberíamos vacunarnos para desarrollar defensas? cómo es que seguimos existiendo con todas las mutaciones de todos esos viruses malignos desconocidos pululando en cantidades astronómicas por todas partes? es que es para reirse sino fuera algo con consecuencias tan nefastas.

  46. 4 diciembre, 2013 en 9:14

    Pablo,

    bueno, probando, porque me parece que me habéis chapado en otro tema, ningún agente “causal” bacteriano o vírico cumple todos los postulados de koch, en especial el 3, puesto que no todos los inoculados enfermarán, por obvias razones, y estamos en contacto con patógenos a bondo y mutando continuamente en todo lugar y momento.

    Falso. Los postulados de Koch han sido demostrados en multitud de organismos y con multitud de patógenos, tanto bacterianos como víricos. La existencia de resistencias no demuestra que el modelo original sea erróneo; precisamente porque si se caracteriza a un organismo como “resistente”, es porque hay otros “no resistentes”.

    Las bacterias y los virus no son balas.

    ¿Y eso a qué viene? :D

    Acaso no mutan los virus de la gripe todos los años y aquí estamos?

    No todos estamos aquí:

    Las epidemias de gripe se repiten anualmente, durante el otoño y el invierno en las regiones templadas. La enfermedad es causa de hospitalización y muerte, sobre todo en los grupos de alto riesgo (niños pequeños, ancianos y enfermos crónicos). Estas epidemias anuales causan unos 3 a 5 millones de casos de enfermedad grave y unas 250 000 a 500 000 muertes cada año. En los países industrializados la mayoría de las muertes asociadas a la gripe corresponden a mayores de 65 años. En algunos países tropicales los virus de la gripe circulan durante todo el año, presentando uno o dos periodos de máxima actividad durante las estaciones lluviosas.

    Fuente: OMS

    no deberíamos vacunarnos para desarrollar defensas?

    ¿No sabes que existen vacunas contra la gripe?

    cómo es que seguimos existiendo con todas las mutaciones de todos esos viruses malignos desconocidos pululando en cantidades astronómicas por todas partes? es que es para reirse sino fuera algo con consecuencias tan nefastas.

    ¿Quizás por qué muchos patógenos solo lo son bajo condiciones “especiales” como de inmunodepresión? ¿Tal vez por que otros patógenos están restringidos a ciertas áreas del mundo por cuestiones climáticas / vectores? ¿No olvidarás que hemos modificado mucho el entorno para que muchos vectores dejen de existir en nuestro mal llamado “primer mundo”? ¿Has pensado en la mejora de las condiciones sanitarias / nutricionales de los últimos años?…

    Y si piensas en el pasado, cuando no existía nada de eso… De siempre han existido plagas y pestes que han diezmado poblaciones enteras. Seguimos pululando porque es muy difícil, sino imposible, que bajo condiciones no experimentales (en el campo, vamos) un patógeno aniquile al 100% de una especie (aunque se han dado casos, la quitridiomicosis se está cargando a las ranas que da gusto). Pero si puede ser muy capaz de cargarse al 10, 20 o 30% de una población. Eso, como que no mola.

  47. 4 diciembre, 2013 en 9:24

    Cnidus, creo que Pablo se refiere a que en la comunidad la presencia de un patógeno no implica 100% de contagios. Eso es cierto, si introduces a 200 personas no vacunadas en un vagón de metro sellado con un par de enfermos de gripe que no paran de estordunar durante unas horas, las 200 personas no desarrollarán la enfermedad (aunque muchos sí). Lo que pasa es que los postulados de Koch no se demuestran en la comunidad sino en laboratorio, donde se produce una inoculación masiva del patógeno via parenteral. En esos casos sí que hay una infección de prácticamente el 100% de los inoculados. Y digo “prácticamente” porque en biología 2+2 no siempre son 4, los seres vivos somos sistemas complejos sujetos a variabilidad.

  48. Helios
    4 diciembre, 2013 en 22:05

    Manuel, quería comentar, los negacionistas siempre hablan de los postulados de Koch y que no se cumplen (cosa que no es cierta, se cumplen todos y está demostradísimo) pero actualmente están los postulados de la biología molecular o de Falkow, estaría bien un artículo sobre estos postulados y también demostrar que los cumple. Un saludo!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.299 seguidores

%d personas les gusta esto: